<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
NO SOMOS LOS ENEMIGOS DE LA PAZ
  • NO SOMOS LOS ENEMIGOS DE LA PAZ |
    NO SOMOS LOS ENEMIGOS DE LA PAZ |
Por SANTIAGO SILVA JARAMILLO | Publicado el 13 de noviembre de 2013

Guardar serias reservas, e incluso oponerse a la negociación con las Farc en La Habana, no puede ser un sinónimo de uribismo, menos aún, de guerrerismo. Pero ya se ha convertido en un lugar común de la opinión pública, por lo menos, de algunos columnistas y medios de comunicación, relacionar cualquier crítica al proceso con una posición fundamentalista respecto a la solución del conflicto entre la sociedad colombiana y el grupo guerrillero.

El proceso -y sus defensores- deberían aceptar las críticas como una manera de fortalecer los argumentos que los justificarían. Hay que recordarles a los defensores que, a pesar de todo, continuamos en una democracia y es nuestro derecho señalar lo que nos parece injusto o inconveniente.

Los acuerdos de la negociación no pueden ser impuestos, sino acordados. No solo entre las Farc y el Gobierno, también entre ellos y los colombianos. Y ese acuerdo no es solo la refrendación que nos prometió el presidente Santos, sino la posibilidad de discutir y criticar lo que percibimos del proceso todos los colombianos.

Mis preocupaciones -y las de muchos-, pueden resumirse en tres puntos:

El primero, la legitimación de la política armada al negociar aspectos clave de la política colombiana con un grupo cuya única influencia es la que les da las armas y el dinero extraído de la ilegalidad. Sin absoluto reconocimiento popular, las Farc son una banda armada con aspiraciones políticas grupales pero no nacionales.

El segundo, que los acuerdos tengan una lógica de "feudo político" para la defensa de un privilegio, conseguido con violencia. En este sentido, los jefes de las Farc parecen demasiado preocupados por garantizar el poder político suficiente para defender lo que ganen en la negociación y lo que se han robado en décadas de guerra, en una terrible lógica de homologación de fusiles por curules.

El tercero, la despreocupación por la discusión sobre la justicia. Los méritos de cualquier acuerdo que se logre están en su duración, en su sostenibilidad, y eso se consigue según el grado de justicia que se alcance. Las negaciones de las Farc y la "prudencia" del Gobierno para tratarlo, son malas señales sobre lo que viene.

Las Farc quizá no lo saben -seguro lo han olvidado luego de décadas de matar colombianos- pero el nuestro es un sistema democrático liberal sustentado en la libertad de pensamiento y expresión. Podemos y debemos hablar sobre la negociación en La Habana, señalar sus dificultades, consecuencias, y esperar que en el proceso, no nos tachen de fundamentalistas.