<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Chile tiene el primer perro del mundo que detecta cortes de luz
Santiago de Chile, Chile

La prensa local de Chile destacó fotografías de Rex, el primer perro en el mundo que detecta fallas eléctricas subterráneas y que se ha convertido en el "trabajador estrella", de Chilectra, la principal distribuidora eléctrica de Chile.

Tras un año de entrenamiento con personal de Carabineros (policía militarizada), el perro, un labrador, logra detectar el olor que emana cuando se quema el aislamiento de los cables, lo que ha disminuido en 55 por ciento los tiempo de trabajo.

Marco Leiva, funcionario de la unidad de manutención subterránea y creador de la iniciativa, explicó a los periodistas que se debía "hacer varios hoyos en la vereda para llegar donde estaba la falla".

"Ahora lo hacemos de una vez, gracias al olfato de Rex", dijo orgulloso Leiva, quien agregó que la idea se le ocurrió viendo un documental televisivo sobre adiestramientos de perros en Australia.

"Allá los tenían adiestrados para detectar por el olfato postes de alumbrado público que pudieran caer", explicó el funcionario.

Añadió que la lógica finalmente es la misma: asociar olores con premios para que el perro los busque.

Años de entrenamiento
Cuando reciben una llamada con la advertencia de alguna falla subterránea parten con Rex al lugar.

"Busca, busca", le piden, y el animal, que lleva en su lomo una pequeña mantilla con el nombre de la empresa, empieza a olfatear, se detiene, vuelve a avanzar hasta que agacha la cabeza y apunta con su nariz.

"Acá esta la falla", dicen los trabajadores, y con chuzo y pala abren un boquete en la vereda dando con el lugar exacto donde se estaba chamuscando un cable eléctrico.

Rex recibe su recompensa (comida) por el gran trabajo realizado y que según  los operarios de Chilectra tiene una efectividad de un 90 por ciento.

La tarea de adiestramiento de Rex comenzó en 2003 y, tras un período intenso de entrenamiento, comenzó a trabajar a mediados de este año.

"El trabajo no es muy agotador, lo toma como un juego", señala Cristián Sánchez, quien lleva más de doce años solucionando fallas eléctricas y actualmente es el encargado de trabajar con Rex.

Sánchez dijo, sin embargo, "que las únicas veces que se distrae Rex es cuando divisa algún otro perro. Es juguetón".

Según sus adiestradores, Rex tiene tres años de edad y le quedan, por lo menos, tres más de funciones.