<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Caníbal detenido en Suecia pudo haber enviado nuevas amenazas
Estocolmo, Suecia

Un periodista del diario Sydsvenskan y dos profesores de la Universidad de Lund han denunciado a la policía sueca haber recibido una carta anónima en la que son amenazados indirectamente con ser devorados y cuya autoría atribuyen a un caníbal de Malmö detenido hace 27 años por comerse a su novia.

En las cartas, idénticas y recibidas poco antes de Navidad, aparecen dibujados unas hachas y cuchillos, acompañados por dos leyendas en latín, que traducidas vienen a decir "No soy un ser humano" y "Ningún paso atrás".

Según Anders Piltz, uno de los profesores de Lund afectados, esta última cita aparece en una fábula del clásico romano Horacio sobre el león que se hace el enfermo para atraer al zorro a su cueva y devorarlo.

Los profesores amenazados impartieron clases al caníbal, ahora de 57 años, cuando éste estudiaba Lenguas Clásicas en Lund, pequeña localidad universitaria situada al sur de Suecia, a finales de los setenta, donde coincidió como alumno con otra mujer que también ha recibido ahora una carta amenazadora.

Tampoco es la primera vez que el caníbal les envía misivas en los últimos 15 años: hace dos, a uno de ellos le llegó una que incluía una descripción minuciosa de cómo iba a ser matado y troceado.

"Estoy seguro al ciento por ciento de que es él. Ninguno de nosotros teme por sus vidas, pero ya ha matado y comido a una persona, así que tampoco se puede excluir completamente que lo pueda hacer de nuevo", confesó a Sydsvenskan Piltz.

Escasa vigilancia
Joakim Palmkvist, el periodista de este diario, tampoco tiene dudas de la autoría de la carta y de su significado.

"La entendí como una amenaza de muerte contra mi persona. Y el año pasado sólo escribí sobre alguien que fuera versado en lenguas clásicas", declaró a "Sydsvenskan" en referencia al caníbal.

Palmkvist publicó el pasado noviembre en este periódico del sur de Suecia un artículo donde revelaba que un tribunal había autorizado al caníbal, encerrado en una clínica psiquiátrica desde 1980, a dormir varias noches a la semana en su piso de Malmö.

Y eso, a pesar de que se le ha diagnosticado esquizofrenia, además del síndrome de Asperger, un transtorno del desarrollo o espectro autista y a que los médicos lo consideraban todavía peligroso y había violado otras veces las reglas durante sus permisos.

"A quien hay que culpar es a los servicios sociales, por su inexistente vigilancia de este hombre", se quejó Piltz.

Relato detallado
El "caníbal de Malmö" saltó a la fama en enero de 1980, cuando la policía lo detuvo por el robo de unos libros en la biblioteca pública.

Durante un registro en su casa, los agentes encontraron varios paquetes de carne en el frigorífico que desprendían un desagradable olor y que luego se demostró que eran restos humanos.

El hombre acabó reconociendo que se trataba de los restos de su novia, desaparecida el año anterior, a quien había esposado y ahogado en la bañera porque decía estar cansado de sus sermones.

En su diario personal, el individuo relataba en detalle cómo la troceó y cómo empaquetó en plástico los distintos pedazos, la mayoría de los cuales arrojó a las aguas del puerto de Malmö.

El caníbal desveló también que había cocinado y comido algunos de los restos de su antigua compañera en por lo menos una decena de ocasiones.

Seis meses después de ser arrestado, el individuo, que entonces tenía 31 años, fue condenado a permanecer recluido por tiempo indefinido en una clínica psiquiátrica de su ciudad natal.

La policía ha puesto ahora en marcha una investigación, cuya primera consecuencia ha sido que todos los permisos del caníbal le hayan sido revocados.