<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Ordenan indemnizar con viagra a un abogado que perdió virilidad en un motín
Redacción elcolombiano.com | Publicado el 09 de mayo de 2013
El Consejo de Estado condenó al Ministerio de Defensa, a la Policía y al Inpec a pagar una indemnización a un abogado que vio afectada su salud sexual, debido al estrés postraumático que sufrió después de que casi perdiera la vida durante un motín en la cárcel de Arauca.
 
Los hechos ocurrieron en febrero de 1999 cuando el abogado, que trabajaba en la oficina jurídica del centro de reclusión, quedó atrapado en medio de un intercambio de disparos entre los internos que pretendían fugarse. Finalmente, la fuerza pública tomó control del lugar y logró rescatarlo.
 
A raíz del episodio, especialistas en psiquiatría le diagnosticaron “síndrome de estrés postraumático” y le prescribieron medicamentos para controlar los estados de crisis nerviosa.
 
Como consecuencia, el abogado relata en la demanda que vio afectada su capacidad eréctil, situación que perjudicó no solo su relación de pareja, sino su desempeño familiar, social y laboral.
 
El Consejo de Estado señaló que la resistencia a la fuga exigió a los guardias y policías enfrentar a los internos armados, sin que alcanzaran a liberar del peligro a los funcionarios que quedaron atrapados en medio del fuego, lo cual llevó a que el Estado provocara un daño especial que no buscaba.
 
“En cuanto el intento de fuga comprometía la seguridad de la sociedad en su conjunto, pero se localiza materialmente en el perjuicio excepcional u anormal respecto de un ciudadano…, será toda la sociedad la que soporte, de forma equitativa, esa carga”, indica la sentencia.
 
La Sala también aclara que cualquier afectación o alteración de la sexualidad de una persona cuando la lesión física genera disfunción sexual es considerado un daño a la salud que debe ser reparado.
 
“El daño a la salud permite la reparación, en el campo de los perjuicios inmateriales, de la integridad psicofísica, esfera dentro de la que se enmarca o ubica la imposibilidad de desarrollar el acto sexual, bien por una disfunción o pérdida anatómica corporal, o por una alteración psicológica que afecta la posibilidad de llevarlo a cabo”, puntualiza el fallo.
 
En la sentencia los magistrados explican que debido a la situación que vivió el afectado es necesario adoptar medidas de justicia restaurativa para reparar de manera integral el daño padecido.
 
Por ello, se ordena a las entidades demandadas brindar al abogado toda la asistencia psicológica o psiquiátrica que requiera para superar el estrés postraumático.
 
Además, se ordena el suministro del medicamento “sildenafil o sildenafilo (viagra) durante el tiempo que su patología persista o hasta que se determine que su disfunción eréctil haya sido superada con los tratamientos pertinentes.