<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Pierda el miedo
a twittear
Natalia Estefanía Botero | Publicado el 14 de diciembre de 2008
Una vez se empieza a twittear hay que mantener los dedos ágiles y las ideas frescas. Esa es la primera recomendación.

Teclear no basta. "Se precisa ser honesto", dice Fernando Polo, desde su blog Abladias, quien aparte de alimentar su bitácora con frecuencia, no se despega de Twitter.com, donde acumula, hasta el momento, más de 100 seguidores.

Pero, ¿qué es Twitter? Sin duda no es un chat y tampoco un blog, ni una red social, pero retoma elementos de ese universo de interactividad.

Se trata de responder a una pregunta: ¿qué estás haciendo? y esperar a que los seguidores empiecen a generar una conversación.

"Los twitteros no twitteamos banalidades, pero si quiere una malla de seguidores, diga algo interesante", dice Juan David Correa, gerente de Nodrizza Networks, quien accede a Twitter.com, en su móvil.

Y es que quien se queda en trivialidades, como "aquí, comiéndome una hamburguesa", se aburre. En especial, porque esta es una herramienta poderosa.

La utilizan los medios de comunicación, como CNN , para atraer público a su web, y las empresas empiezan a desarrollar estrategias de conexión, por allí.

Pero, también, es un medio para sondear opinión pública.

Y sucede así porque se parte de dos principios: todas las conversaciones son públicas y se puede seguir a quien quiera.

Por el gran poder que tiene es que no vale la pena quedarse en lo básico, sino explorar las posibilidades. Pero, para ello, hay que aprender a utilizarla.

Aquí se le presentan algunas formas de iniciarse en una conversación que, con seguridad, sumará seguidores.



1. Regístrese. El sitio más popular, y el pionero, de hecho, para comenzar a twittear es www.twitter.com.

Hay quienes verdaderamente se dejan contagiar, como Francisco Cárdenas, quien twittea por el iPhone, por Gtalk, por Twhirl, desde internet y hasta por Netvibes. E incluso, por servicios emergentes como Qik e Identi.ca. No importa el lugar, lo valioso es que siga el hilo.



2. Ponga un tema. ¿Qué tal pasar de largo por "estoy aburrido", y en vez de ello, incluir algunas palabras, una opinión, o quizás un link que permita hacer clic a otros comentarios y generar ideas.

Como debe hacerlo en 140 caracteres, lo que equivale a un SMS, quizás, puede optar por buscar herramientas como Sharethis.com (para descargar), que le permitan comprimir los vínculos largos.



3. Sea perseverante. Si aporta, recibe. Siempre podrá borrar un Tuit o responderlo.

Si pierde el hilo en Twitter, entonces vaya a buscar respuestas perdidas en: http://search.twitter.com (así, sin teclear la www) y coloca su Nick o usuario para acceder al archivo de mensajes.

Si aún no le convence esta sencilla descripción, porque quizás quiera seguir con las largas parrafadas en el blog, dése una oportunidad y por lo menos inténtelo.

Recuerde que la web yo no es exclusiva de unas cuantas empresas, sino que es una construcción colectiva en la que todos pueden participar. Si no lo cree todavía están herramientas como Twitter, que así lo confirman.