<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
¿Qué busca el debate de Petro?
  • Gustavo Petro, senador del Polo Democrático Alternativo.
    Gustavo Petro, senador del Polo Democrático Alternativo.
  • Los jefes desmovilizados de las Autodefensas Unidas de Colombia han comenzado a desenvolver la madeja de relaciones que les permitieron expandirse con el respaldo de varios sectores de la sociedad.
    Los jefes desmovilizados de las Autodefensas Unidas de Colombia han comenzado a desenvolver la madeja de relaciones que les permitieron expandirse con el respaldo de varios sectores de la sociedad.

  • Petro intenta ganar peldaños en el Polo con su debate del martes.
  • Por acción u omisión de distintos sectores, las Auc crecieron en la región.
  • Guerra entre bloques oscureció el panorama de las Auc en Antioquia.
Por
Carlos Salgado R.
Catalina Montoya Piedrahíta

El pasado 25 de marzo la Corte Suprema de Justicia dejó en firme una condena a 11 años de prisión contra el mayor del Ejército Álvaro Cortés Morillo.

El hecho, que pasó inadvertido en la agenda informativa de esos días, retrata una de las formas de penetración del proyecto paramilitar en algunos sectores de la sociedad antioqueña.

El fenómeno que se conoce como parapolítica, y que motiva el debate del próximo martes en el Senado, no se expresó de la misma manera en este departamento que en la Costa Atlántica.

En esa zona del país, según las investigaciones de la Corte Suprema, que tienen a ocho congresistas en la cárcel y a otros funcionarios y ex funcionarios huyendo de la justicia, los políticos sellaron una serie de pactos encaminados a cumplir, entre otros, un objetivo primordial: intercambiar figuración política nacional por representatividad del interés ideológico paramilitar en el Congreso.

En el momento en que tales alianzas se consolidaban en la costa (años 2001 y 2002), en Antioquia los grupos de autodefensa libraban una guerra que terminó en el exterminio del bloque Metro. "Coincide la guerra con los años en donde en otras regiones los paramilitares están haciendo pactos políticos. Eso oscurece un poco la estrategia en Antioquia", explica el senador Gustavo Petro, citante del debate.

Dice que solo en 2006, después de derrotado el Bloque Metro, se producen los arreglos entre Auc y políticos tradicionales, con excepción de Urabá, que tuvo más o menos la misma dinámica costeña, por la égida de Carlos Castaño en Córdoba.

Antes de 1998, el escenario de las autodefensas en Antioquia era fragmentado. Se trataba de grupos que ejercían poder territorial y las relaciones con sectores sociales, especialmente mandos militares, hacendados, comerciantes y políticos, no pasaban del nivel local.

La red en el oriente
De Poncho para Rober: "Rober, que si ya salieron los trabajadores. La finca que habíamos hablado. Envío esta noche otros míos". El mensaje fue enviado el 10 de diciembre de 1997 por el mayor Álvaro Cortés Morillo, en ese momento jefe de operaciones del grupo de Caballería Mecanizado Juan del Corral, al buscapersonas de Ricardo López Lora (a. La Marrana o Rober), jefe paramilitar del Oriente antioqueño. López Lora fue capturado un año después y su beeper quedó en manos de las autoridades.

Los mensajes que recibió fueron analizados en 1998 por la Dirección de Investigaciones Especiales de la Procuraduría. Al respecto, reza el informe de julio de ese año: "reiteramos la responsabilidad que, creemos, le cabe a los mandos del Grupo Mecanizado Juan del Corral del Ejército, que tenían la facultad de ordenar desplazamientos de tropa (...) En diversos mensajes aparecen coordinando los movimientos de la tropa al compás de los desplazamientos de los grupos de justicia privada como fueron los casos de la parcela Mazorcal y la solicitud continua de a. Poncho y Ponchito o su alter ego a. El Abuelo para que les sean enviados "obreros" a la base militar de La Piñuela, donde sea de paso decir fue Comandante durante el último semestre de 1997 el Mayor Cortés Morillo".

La Procuraduría probó que en la zona existía "un poderoso grupo de particulares, 'personas de bien', finqueros, comerciantes e industriales que deben ser investigados o ya lo están siendo por parte de la Fiscalía General de la Nación, por su participación en la financiación de estos grupos criminales".

El rastreo permitió establecer también que 15 militares, 17 miembros de la Policía, ocho integrantes de la, en ese entonces legal, Convivir Cantarrana (señalada por su participación en la masacre de diez aserradores en El Retiro, en 1997), el Presidente del Concejo de Rionegro, Luciano Zuluaga (a quien no fue posible contactar), y el alcalde de Guarne Alfredo Antonio Naranjo Hurtado, "participaron con su acción u omisión en la conformación y operaciones de este grupo de justicia privada".

El minucioso trabajo de la Procuraduría puso en el mapa a comandos de Policía, guarniciones del Ejército, locaciones de la Sijín y el Gaula, la sede de la Convivir Cantarrana y hasta el despacho del Alcalde de Guarne, de cuyos teléfonos se enviaron mensajes a alias La Marrana o Rober.

En el informe de la Procuraduría, por ejemplo, se analiza el teléfono 5510025, correspondiente a la sede de la Alcaldía de Guarne. Desde allí pide ser ubicado a. Patiño el 15 de agosto de 1997. "Las comunicaciones entre a. Rober y los policiales desde y hacia la Alcaldía Municipal de Guarne - Antioquia y desde y hacia el Comando de Policía de la misma localidad deben analizarse en el contexto del homicidio del Personero Municipal, ocurrida el día 26 de Septiembre de 1997, al día siguiente de haber denunciado un complot contra su vida que provendría del burgomaestre local Alfredo Antonio Naranjo Hurtado. Cerraríamos así el ciclo Policía - Rama Ejecutiva - Paramilitares". Naranjo, consultado sobre estos hechos, aseguró que no tiene ningún conocimiento y que no ha sido requerido por la Fiscalía.

Debate
Casos donde se repitió este modelo de penetración paramilitar ocurrieron en Urabá, donde empresas como Chiquita Brands financiaron grupos paramilitares según lo estableció la justicia estadounidense hace un par de semanas. También en el suroeste del departamento hubo miembros de la Policía como el cabo David Prada Barajas, condenado a nueve años de prisión por el delito de secuestro simple, por un Juez Especializado que se encargó del caso.

El 6 de mayo de 1995 Prada Barajas entregó dos jóvenes al jefe del grupo paramilitar que operaba en la zona quien los desapareció.

En el norte de Antioquia, el inmolado Jesús María Valle denunció la connivencia entre los paramilitares, el Ejército, autoridades civiles y grupos narcotraficantes de Ituango que posteriormente perpetraron la masacre de El Aro en la que murieron 19 personas. El ex jefe paramilitar Salvatore Mancuso ratificó en versión libre ante la Fiscalía, a pesar de que había sido absuelto por la justicia, que la masacre se planeó "en el despacho de la Cuarta Brigada" con el fallecido general Alfonso Manosalva.

En el debate de este martes, Gustavo Petro buscará denunciar estos y otros hechos que en Antioquia consolidaron el proyecto paramilitar y que no se circunscriben solo a la deformación que sufrieron las asociaciones comunitarias de seguridad (Convivir).

"Cualquiera que haya sido denunciado, en cualquier expediente, no importa que haya decisión inhibitoria o preclusión o sentencia favorable, es paramilitar y va a ser puesto en la picota pública por el señor Petro. Ese no es un debate legítimo", dijo el asesor presidencial José Obdulio Gaviria.

Jaime Jaramillo Panesso, miembro de la Comisión de Reparación y Reconciliación, aseguró que el debate es eminentemente electoral. "Petro trata de ganar peldaños en su ascenso por la candidatura presidencial en el Polo Democrático". Según Jaramillo, la incidencia de la parapolítica en Antioquia es muy débil, "mientras no se demuestre lo contrario con denuncias claras y pruebas fehacientes ante la Fiscalía".

Distintos sectores ciudadanos se preguntan si Petro tiene autoridad para hacer este tipo de denuncias, ya que el grupo del que hizo parte, el M19, ha sido sindicado de haberse aliado con la mafia para destruir los expedientes del Palacio de Justicia, que terminó con la inmolación de la Corte.