<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Sería un error reducir las F.M.: Mindefensa
  • Sería un error reducir las F.M.: Mindefensa | El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, abrió el debate sobre el papel de la fuerza pública si se llega a un acuerdo de paz con las Farc. FOTO COLPRENSA
    Sería un error reducir las F.M.: Mindefensa | El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, abrió el debate sobre el papel de la fuerza pública si se llega a un acuerdo de paz con las Farc. FOTO COLPRENSA
POR LUIS ALFONSO OSPINA | Publicado el 22 de septiembre de 2012

Al igual que el presidente Juan Manuel Santos el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón , cree que los dos caminos para que el país alcance la paz están abiertos: el diálogo o, en su defecto, la derrota militar.

Por eso insiste en que quienes creen que la negociación es una derrota están equivocados porque la estrategia de seguridad de los últimos años es la que no le deja a la guerrilla otra salida que la vía negociada. Advierte que si las Farc desechan la oportunidad de la negociación que se avecina tendrían que enfrentarse a unas Fuerzas Armadas con 25.00o miembros más, con más tecnología y más poder aéreo.

Sin embargo, Pinzón cree que el conflicto armado está sobredimensionado y que la fuerza pública debe enfrentarse a nuevos retos con delitos como el microtráfico o el cambio climático.

Esta semana el Ministro de Defensa rindió cuentas de un año de gestión en Chaparral (Tolima), para resaltar que esa zona del país, que por años fue “santuario de la guerrilla”, hoy está casi liberada de esa presencia subversiva.

Usted ha dicho que el conflicto armado está sobredimensionado...
“La parte de la población afectada por la guerrilla y las bandas criminales, en términos relativos, es limitada, en relación con la población total y el territorio nacional. A la mayoría de los habitantes lo que más les preocupa es satisfacer sus necesidades y tener una vida normal”

¿En qué consiste el cambio en los delitos?
“Hoy se incauta más material explosivo que antes, lo que es un logro, pero también un factor de análisis. Surgieron la minería ilegal, la microextorsión y el microtráfico, que hace tres años no eran temas (...)Hoy la fuerza pública tiene que dar nuevas respuestas a nuevas modalidades de crimen y en eso estamos trabajando”.

¿Qué es lo que más destaca de su año de trabajo al frente del Ministerio?
“Fuimos capaces de sentarnos a revisar toda la estrategia. Es indudable que los éxitos de todos estos años ante los grupos armados han hecho que mute la credibilidad y que se hagan evidentes nuevos retos. Este año diseñamos dos planes: Espada de Honor y Corazón Verde, para enfrentar esas nuevas amenazas. Una vez uno tiene el rumbo, las cosas se vuelven más factibles, porque queda claro qué recursos se necesitan, así que se consiguen y se empiezan a dar resultados en función de los objetivos”.

¿Y qué destaca en la lucha contra los grupos armados?
“Las Farc no sólo perdieron a su máximo jefe, sino a 19 cabecillas o jefes de frente; además, hubo un 60 por ciento más de capturas de integrantes de redes de apoyo y un 18 por ciento más de bajas en combate, respecto del año pasado. En ese tiempo el Eln ha perdido a seis cabecillas y ha tenido bajas de manera creciente. En total van más de 700 desmovilizados.

De las bandas criminales fueron capturados o abatidos, en Colombia o en el exterior, todos los que eran sus jefes y se ha incrementado el número de capturas de sus integrantes; hoy ha empezado a decrecer su número por primera vez desde que existen, en 27 por ciento entre 2011 y 2012.

Podemos terminar el año con la cifra más baja de homicidios en tres décadas y eso es algo que el país tiene que valorar, así como la baja de las modalidades de hurto a nivel agregado, aunque dependiendo de la zona que uno mire hay dificultades específicas”.

Ha sido polémica su apreciación de que la guerrilla está por llegar a un “punto de irrelevancia”. ¿Está convencido de que ya no tiene cómo crecer?
“La fuerza pública tiene que mantenerse vigilante y seguir dándoles golpes, para debilitar a esas organizaciones. Si seguimos en este esfuerzo, seguramente van a terminar en la irrelevancia, porque mientras la fuerza pública se fortalece en hombres, en equipos, en recursos, en comunicaciones y en apoyo popular, la guerrilla cada vez pierde más hombres, recursos, armas y está más aislada. La población y la fuerza Pública deben mantener claro su objetivo de pacificar al país”.

¿A las Fuerzas Armadas les preocupa que el proceso de diálogo que está por empezar, fortalezca a las Farc?
“Está claro que en el pasado esas organizaciones han utilizado este tipo de momentos para fortalecerse. Como bien dijo el Presidente, estamos aprendiendo de esos errores. En estos días de septiembre, de las Farc han sido capturados 70 hombres, han sufrido 45 bajas en combate, han tenido unos 20 desmovilizados.

Este mes cayó alias “Danilo García”, la mano derecha de “Timochenko” y alias “Aldemar”, hombre de confianza de alias “Sargento Pascuas”, el legendario de la guerrilla en el Cauca.

Esas son señales claras: si esta organización entiende la generosidad del Presidente y del pueblo colombiano, será una magnífica oportunidad para mirar un camino de optimismo. Si no lo hacen, enfrentarán a unas filas más fuertes, pues llegan 25.000 hombres, 20 helicópteros, aviones, tecnología e inteligencia”.

¿Las Fuerzas Militares son capaces de acabar definitivamente a la subversión por la vía militar?
“Este tipo de confrontaciones se acaban cuando una agrupación irregular termina en la irrelevancia. Creo que ese camino se está recorriendo. No es sino comparar al país de hace 12 años y ver qué es hoy en día. Si uno se imagina ese mismo camino en adelante, tendríamos a una organización tan debilitada que llegará a la irrelevancia”.

Esta semana usted dijo que debemos empezar a pensarcuál sería la tarea de las Fuerzas Armadas en tiempo de paz…
“La paz va a llegar por este proceso o porque las Fuerzas Armadas van a gestar ese escenario. Lo importante es que el país entienda que en cualquier escenario necesitamos a esta fuerza pública fuerte, para garantizar que los logros en seguridad se sostengan a través del tiempo.

Otros países ya mostraron que una vez se dan estos procesos, no necesariamente se acaba la criminalidad y al contrario surgen nuevas bandas y organizaciones que quieren aprovechar esas ausencias.

Es necesario desde ya planificar las capacidades que se requieren para los retos del futuro: es evidente que se necesita una respuesta fuerte al cambio climático, con un cuerpo que ayude a la ciudadanía; que este país, rico en minerales y en agua, que son los temas del futuro, tenga cómo proteger esa riqueza y garantizar la soberanía; que haya unas Fuerzas Armadas capaces de sellar las fronteras al crimen y abrirlas al comercio y a la hermandad de los pueblos; incluso, la experiencia que hoy tienen las fuerzas es demandada en todo el mundo, quizás tendrán un gran papel en materia de diplomacia e influencia”.

¿Eso implica que no debe pensarse en reducir las Fuerzas Armadas o en disminuir el presupuesto que hoy se les asigna?
“Reducir el tamaño de las fuerzas o su presupuesto de buenas a primeras sería un gran error porque la mayor parte del esfuerzo que hace la fuerza pública es de control territorial y presencia, con lo que disuade a distintas formas de criminalidad y violencia. No sólo se requiere sostener esa estabilidad y paz que se está construyendo, sino que hay que visualizar la tarea de las Fuerzas Armadas modernas que el país necesitará”.

¿Está satisfecho con la colaboración de los gobiernos de Ecuador y Venezuela?
“Con esos países viene dándose una cooperación creciente. Con Ecuador hay una colaboración extraordinaria, cada vez más organizada en todos sus aspectos. Esta misma semana, por ejemplo, Colombia colaboró con helicópteros de nuestra Fuerza Aérea, que ayudaron en una gran emergencia por un incendio en esa nación hermana, así es como debemos trabajar.

Con Venezuela la relación y la cooperación son crecientes cada día; sobre narcotráfico eso es evidente, la cantidad de narcotraficantes que Venezuela ha capturado en su territorio y ha deportado a Colombia, en coordinación con nuestras autoridades, indudablemente va en beneficio de ambos pueblos”.