<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

La vida de película de Maradona se proyectó en Cannes

AFP | Publicado el 19 de mayo de 2019

Tan legendario como controvertido, Diego Maradona es objeto de un documental presentado este domingo en Cannes, aunque la esperada presencia del astro argentino en La Croisette sigue en el aire.

Dirigida por el británico Asif Kapadia, la cinta sobre la estrella de fútbol cierra la trilogía iniciada con el piloto brasileño de Fórmula 1 Ayrton Senna y la cantante Amy Winehouse, con la que ganó un Óscar en 2016.

Con su figura rechoncha y su penoso andar, Maradona podría pisar como invitado la alfombra roja de La Croisette como lo hizo con otro histórico documental, el del serbio Emir Kusturica, en 2008.

Nació hace 58 años, pero parece haber vivido más de una existencia. Renació de las cenizas como el Ave Fénix. Volvió del abismo de las adicciones a las drogas y el alcohol, después de gozar la gloria en las canchas.

Semejante epopeya fascinó a Kapadia, quien dijo: “En cualquier lugar que estuvo, había momentos de increíble brillantez y drama”.

Fue campeón mundial en México-1986 y el mejor jugador del mundo de aquella época.

Es una leyenda tanto por el segundo gol a Inglaterra, el mejor en los mundiales como por el primero, con la trampa de ‘la mano de Dios’, en el 2-1 en cuartos de final en el estadio Azteca.

El fútbol en los pies de Maradona se transformó en octavo arte, justo después del cine.

Idolatría

Lo adoraron como a un dios. Así nació la marca registrada de su nombre unida al 10 de la camiseta: D10S. Pero también se ganó enconos furibundos, como el del odio de Dios, como diría en otra época el poeta peruano César Vallejo. No le perdonaron sus turbulentas pasiones privadas.

Tuvo y tiene el don de la gambeta. Esquivaba adversarios en el césped y evitaba la muerte tras cada enfermedad grave. Ahora desconcierta a los que llevan la cuenta de sus hijos. Tiene cinco reconocidos y tres por reconocer ¿Hay más?

Fue ‘El Pelusa’, de niño, en una natal ‘villa miseria’ (asentamiento) de Lomas de Zamora, periferia sur de Buenos Aires. Salió al mundo a mostrarse pero nunca renegó de su origen. Se erigió en hombre político con ideas transgresoras.

“Yo crecí en un barrio privado (...) privado de luz, privado de agua, privado de teléfono...”, bromeaba. Lo pintan de cuerpo entero sus afinidades con políticos de izquierda. Incluso, mantuvo amistad con los fallecidos líderes Fidel Castro (Cuba) y Hugo Chávez (Venezuela).

Enfrentó a los poderosos del planeta. Se plantó ante presidentes de la FIFA o de Estados Unidos e incluso ante el papa Juan Pablo II. Es polémico y rebelde hasta la médula.

“Las creencias de los despojados, de los que necesitan creer que Dios está cerca, se identifican con Diego, como antes con Evita”, escribió el sociólogo Eliseo Verón.

Un ‘rockstar’

Vivió como una estrella del rock. Exploró las fronteras de lo que se podía decir o hacer, como dispararle balines con rifle de aire comprimido a periodistas que lo acosaban.

Humorista feroz y sarcástico, lanzó frases ingeniosas como “la pelota no se mancha” para destacar la pureza de la pasión. Cuando se le ocurrió conducir un programa de TV batió récords de rating acompañado por Pelé, Xuxa, Rafaella Carrá o Mike Tyson.

Ahora hay un nuevo fenómeno argentino del fútbol: Lionel Messi. Pero su estrella no se apaga, aunque sus hazañas estén en el museo.

En la carrera como DT no dio pie con bola. Con la selección albiceleste fue eliminado del Mundial de Sudáfrica-2010 y tampoco tuvo éxito con equipos de Emiratos Árabes Unidos, entre otros.

Mejor le fue con Dorados de Sinaloa de México, aunque ya se le escapó dos veces un ascenso a la primera división.

No deja de ser carne de cañón de la prensa del corazón. Cada tanto reaparecen romances o escándalos judiciales con exparejas.

Sus atribulados líos de faldas y dinero son tan “de novela” como su genialidad con la pelota.

Contexto de la Noticia

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección