México ya no usará el mar como una cárcel

  • El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, visitó ayer la prisión en Islas Marías, que planea cerrar para convertirla en un centro cultural. FOTO Presidencia de México
    El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, visitó ayer la prisión en Islas Marías, que planea cerrar para convertirla en un centro cultural. FOTO Presidencia de México
Por juan m anuel flórez arias | Publicado el 20 de febrero de 2019

El mar no tiene una sola cara, puede ser la frontera de nuevos horizontes o el barrote inmenso y salado de una cárcel. En las Islas Marías, el complejo penitenciario cuya clausura fue anunciada ayer por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, la vista del mar significó encierro durante los últimos 113 años.

Por eso, el mandatario recién posesionado anunció el desmonte de la prisión para convertirla en un centro cultural y artístico. El proyecto incluirá el traslado o liberación por cumplimiento de penas de los 656 presos que permanecen retenidos en este lugar del pacífico, a 80 kilómetros del estado mexicano de Nayarit.

El objetivo, es convertir los pasillos por los que una vez deambuló el escritor José Revueltas, uno de los reclusos en la década de 1930, en senderos de caminata para jóvenes que verán allí, por primera vez, el mar.

Para ellos, ese descubrimiento incluirá otro: la historia de torturas y persecuciones que guardan las aguas de las Islas Marías y que, en palabras de López Obrador, son el relato “de cómo esos modelos de castigo deben ir desapareciendo”.

Muros de agua

La prisión de Islas Marías comenzó a existir en 1905, por un decreto presidencial de Porfirio Díaz. El principal motivo de su creación fue reclamar la soberanía sobre ese archipiélago, en disputa con Estados Unidos.

La segunda razón, fue la misma que la de cualquier prisión erigida en medio del mar: retirar del mundo al criminal, hacer como si dejara de existir. Como señala Gustavo Fondevilla, investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas y experto en temas penitenciarios, “encerrar una persona en una isla es sacarla de la sociedad, separarla de su familia. Es un castigo puro y duro”.

Esa pena sin matices fue laque sufrieron durante este siglo personajes como Pancho Valentino, un famoso luchador mexicano de la década de 1950 quien fue condenado por matar a un sacerdote mientras le aplicaba una llave y que hasta su muerte en la isla fue conocido como el “Matacuras”.

También estuvo encerrado por sus ideas comunistas José Revueltas, quizá el preso más célebre de Islas Marías y cuya obra icónica está basada en sus dos experiencias como reo. Su título, Muros de agua, también dará nombre al centro cultural que impulsará el actual gobierno mexicano.

Esta intención simbólica es, para algunos críticos, la única razón del cierre de la cárcel. Paola Zavala, abogada mexicana experta en reinserción social, señala que el presidente mexicano está sacrificando la cárcel mejor calificada de ese país, según la Comisión Nacional de Derechos Humanos, “en nombre de los abusos cometidos contra Revueltas, un hombre que estuvo allí hace 80 años”.

El precio de un símbolo

A partir de 2013, tras un violento motín de los reclusos de Islas Marías reclamando mejores condiciones, comenzó a aplicarse allí el experimento de una especie de “prisión en libertad”; sin rejas, con facilidades de visitas familiares e incluso 2 semanas de vacaciones al año.

Para Zavala, la decisión de López Obrador de interrumpir esta iniciativa a menos de una década de su implementación, es la conveniencia política y el ahorro de recursos. El propio mandatario señaló en su alocución que con la eliminación del centro penitenciario el Estado ahorrará el equivalente a unos 113 billones de pesos colombianos en costos como el transporte de agua y alimentos para la isla.

Fondevilla coincide en que la desaparición de esta cárcel no incidirá en los problemas penitenciarios de México. De alguna forma, agrega, López Obrador “envía un mensaje a la historia”. Pero no en general, el presidente elige, entre ese pasado, el mar que Revueltas vio –aquel espacio que la mirada siempre navega “con el corazón turbado”– y desecha la posibilidad de que sea, como para Zavala, “la frontera de la libertad que les cura el alma a los criminales”

Contexto de la Noticia

informe así es una prisión de alta mar

· Islas Marías es un archipiélago conformado por cuatro islas: María Magdalena, María Cleofas, San Juanito y María Madre. Esta última era la destinada al centro penitenciario.

· Desde 2005 este sitio es considerado patrimonio mundial de la humanidad por la Unesco por su diversidad de especies autóctonas.

· En 2016 y 2017, Islas Marías fue calificada como la mejor prisión de México por el Diagnóstico de Supervisión Penitenciaria.

· La cárcel fue objeto de múltiples adaptaciones artísticas. Entre ellas la película Islas Marías (1951), protagonizada por Pedro Infante.

Juan Manuel Flórez Arias

Periodista del Área Internacional, formado en la Universidad de Antioquia. Interesado en acercar con las palabras las historias lejanas en la geografía.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección