<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Loterías

Internacional

$Fecha.data
$Premio.data

Cafeterito Noche

29 de mayo
8377
28 de mayo
5943
27 de mayo
5853

Cafeterito Tarde

28 de mayo
8422
27 de mayo
2173
24 de mayo
1070

Cash Día

27 de mayo
160

Cash Noche

29 de mayo
919
28 de mayo
305
27 de mayo
883

Cundinamarca

27 de mayo
2581 serie 135

Huila

28 de mayo
8219 serie 110

Manizales

29 de mayo
3366 serie 107

Negocios

$Fecha.data
$Premio.data

Meta

29 de mayo
6038 serie 067

Paisita 1

29 de mayo
5827
28 de mayo
9240
27 de mayo
3735

Paisita 2

29 de mayo
7650
28 de mayo
4244
27 de mayo
9012

Cruz Roja

28 de mayo
0758 serie 023

Play Four Día

27 de mayo
8303
$Fecha.data
$Premio.data

Play Four Noche

29 de mayo
3158
28 de mayo
8266
27 de mayo
5406

Fútbol Colombiano

$Fecha.data
$Premio.data

Tolima

27 de mayo
9181 serie 126

Valle

29 de mayo
7123 serie 200

De porqué tiembla tanto en la zona de Santander

Placas, fallas y hasta un nido... ¿por qué tiembla tanto en Santander y la Mesa de los Santos?

El territorio colombiano está influenciado por tres grandes placas tectónicas (fragmentos de la litósfera o capa externa de la tierra) que convergen en él e infinidad de fallas que se han producido.

Son las placas de Nazca, de Suramérica y la del Caribe, más la de Cocos en el oeste de Centroamérica que presiona la primera.

En la zona de Santander existe además la llamada falla Santa Marta-Bucaramanga.

El Servicio Geológico Colombiano reporta la posible existencia de una antigua zona de subducción (inserción de una placa debajo de otra) con sismicidad alta de Boyacá a Norte de Santander.

En esa zona se presentaron más de 18.000 movimientos sísmicos entre 2001 y 2005 según análisis de la Red Sismológica de Colombia.

Se trata, en esa región, de una sismicidad profunda de entre 70 y 200 kilómetros tal como el sismo de ayer.

El análisis concuerda con lo que han sugerido algunos autores: “la sismicidad está asociada a la geodinámica de la placa Paleocaribe y el Nido Sísmico de Bucaramanga corresponde al punto de inflexión de la estructura”.

Ese es el otro componente de la alta sismicidad: la existencia del llamado Nido Sísmico de Bucaramanga, uno de los más activos del planeta.

Este se da, según el investigador Carlos Coral-Gómez como “consecuencia de una alta concentración de esfuerzos causada por la convergencia hacia el bloque andino de las placas litosféricas mayores de la región (Caribe, Nazca, Suramérica)”.

Todos esos factores inciden en el elevado número de temblores, la inmensa mayoría imperceptibles y casi todos a gran profundidad.

En el resto del país la sismicidad está asociada a la subducción de la placa del Pacífico con eventos superficiales y profundos, mientras que la sismicidad superficial es producto de la deformación de la corteza en la zona andina contigua a los principales sistemas de fallas del piedemonte de las cordilleras.

Un temblor o terremoto, valga aclarar, es la liberación de la energía acumulada durante la fricción entre las placas y fallas (estas son rupturas en la corteza en la que cada lado tiene su movimiento).

La placa del Caribe se mueve unos 20 milímetros año y la del Pacífico-Nazca, que pertenece al cinturón del fuego desde Asia, se mueve casi 6 centímetros al norte.