<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Colombia | PUBLICADO EL 15 octubre 2021

Recuperan 18 cuerpos de víctimas del conflicto en Santo Domingo

  • FOTO COLPRENSA
    FOTO COLPRENSA
  • FOTO COLPRENSA
    FOTO COLPRENSA
Colprensa

La Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (UBPD), halló 18 cuerpos de posibles personas que fueron desaparecidas durante el conflicto armado, luego de una intervención en 18 puntos de interés forense en el cementerio del municipio de Santo Domingo, Antioquia.

“La investigación extrajudicial de la Unidad de Búsqueda, permitió corroborar que en este camposanto hay víctimas del conflicto que fueron sometidas a necropsia médico-legales y que, a la fecha, no han sido identificadas. Entre ellas habría víctimas de reclutamiento y de ejecuciones arbitrarias”, explicó Luz Marina Monzón Cifuentes, directora de la Unidad de Búsqueda.

Los cuerpos hallados serán entregados al Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses para los correspondientes análisis e identificación.

Una de las víctimas con hipótesis de identidad, según la UPBD, es una menor de 16 años, del barrio Belencito Corazón, de la Comuna 13 de Medellín, reclutada en octubre de 2001 por un grupo armado al margen de la ley. La menor falleció en medio de las hostilidades un año después e ingresó como un cuerpo no identificado al cementerio de Santo Domingo.

Aunque la familia fue contactada en julio de 2002 por el hospital municipal para el posible reconocimiento del cuerpo, esto no fue posible debido a la compleja situación de orden público en su barrio de residencia.

La Unidad de Búsqueda verificó que la información entregada sobre la menor coincide con una necropsia que reposa en el archivo del hospital de Santo Domingo, que hace referencia a una persona de sexo femenino, que compartía las mismas características físicas de la menor de edad buscada por sus seres queridos.

“Al ver sacar los resticos inmediatamente vi el escapulario y dije que ella sí era mi hija, porque nunca se quitaba el escapulario de la pierna. Ella siempre se lo ponía al pie del tobillo, y al verle el pelo que estaba intacto como el de mi hija, porque era mono, dije ella sí es. Tenía 16 años cuando la desaparecieron”, aseguró Arnobia del Socorro Gutiérrez Jiménez, madre de la menor de edad.

La información de las demás necropsias del hospital fue cotejada con los archivos de la parroquia Santo Domingo de Guzmán, que administra el cementerio, para identificar puntos de interés forense donde fueron recuperados los otros cuerpos que podrían corresponder a personas desaparecidas del conflicto armado.

.