language COL arrow_drop_down

Gobierno debe reducir $6 billones de presupuesto

Subir 0,25% la tasa de interés, recortar presupuesto y atajar subidas del dólar, receta para estabilizar la inflación.

Al Banco de la República ya no le basta mover su tasa de interés para tratar de atajar la inflación. En su reunión de ayer, donde incrementó en 0,25 % este indicador, anunció que debe hacerse un esfuerzo fiscal y cambiario si se quiere recomponer el escenario económico.

Así las cosas, la tasa del Emisor se ubica en 6,25 %, el dato más alto registrado desde marzo de 2009, cuando era 7 %.

Pero este nuevo incremento viene acompañado con dos medidas más. El gerente del Emisor, José Darío Uribe, indicó que, para conducir la inflación a los niveles del rango meta del Banco es necesario que el Gobierno reduzca su presupuesto en 6 billones de pesos. Además, se redujo el porcentaje con el que se calcula la venta de dólares para atajar la devaluación.

“Esta estrategia implica un conjunto de política monetaria, cambiaria y fiscal para lograr que la economía se ajuste a los nuevos niveles de ingreso y se llegue a la meta de inflación”, agregó el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría.

Con estas tres medidas, se pretendería reducir el déficit de cuenta corriente y cumplir con la regla fiscal del Gobierno que, para 2016 es del 3,6 % del Producto Interno Bruto (PIB).

Ahora bien, Cárdenas no especificó qué inversiones se recortarán. Lo que sí dijo fue que “no se va a afectar a la comunidad que se beneficia con subsidios ni los programas sociales”.

El jefe de la cartera de Hacienda agregó que los sectores que le suman más al PIB tampoco sufrirían recortes.

La merma de 6 billones, según el ministro se debe hacer, pues en diciembre los cálculos de ingresos se hicieron con petróleo a 50 dólares por barril y hoy hay que hacerlos con un precio promedio de 30 dólares.

Para el director de Investigaciones económicas de Credicorp Capital Colombia, Daniel Velandia, aseguró que el recorte podría verse en gastos administrativos, así como en costos de personal, la no renovación de contratos o, dado el caso, una merma general en todas las carteras.

Sin embargo, lo que tiene claro el analista es que “el Emisor se está echando al hombro la tarea de recomponer la economía y es absolutamente necesario que el Gobierno recorte gasto”.

El ministro de Hacienda también reiteró el compromiso del Gobierno Nacional con el trámite, en 2016, de la reforma tributaria estructural, con la que mejoraría el panorama de los ingresos fiscales.

Las explicaciones del Banco

Este fue el quinto movimiento consecutivo que realiza el Emisor en su tasa de interés. La senda de aumentos inició en septiembre, cuando la tasa era de 4,75 %, desde ahí y hasta la reunión de enero, se habían realizado incrementos de 0,25 %.

Para el gerente del Emisor, los incrementos en el precio de los alimentos y los aumentos adicionales del dólar siguen ejerciendo presiones al alza de la inflación, por lo cual “las expectativas siguen altas y es previsible un traspaso adicional de la devaluación sobre los precios”.

El susto con la inflación

En enero, la variación en los precios fue de 1,29 %, muy por encima de los pronósticos de los analistas.

Es más, en la medición a doce meses, entre enero 2015 y 2016, la inflación se ubicó en 7,45 %, dato que no se reportaba desde julio de 2008, cuando fue de 7,52 %.

Ahora bien, a lo mejor los miembros de la Junta del Banco tuvieron en cuenta que, en siete de los últimos 10 años la inflación de febrero ha sido la más alta de cada año.

Es decir, la publicación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) que mide la inflación, que presente el Dane el próximo 5 de marzo vendría recargada.

Para el director de Estrategia de Corficolombiana, Andrés Pardo Amézquita, las presiones inflacionarias que está sufriendo el país haría subir la tasa de interés del Banco hasta 7 % en mayo y se sostendría en ese nivel por los siguientes seis meses.

Esto se daría en un escenario de inflación aún más pronunciada que podría ubicarse cerca a 8 % en marzo de este año, así lo muestran los datos de la Asociación Colombiana de Instituciones Financieras (Anif) en su más reciente Seminario Macroeconómico.

No obstante, centros de estudio como Fedesarrollo ven que, tras un primer semestre de incrementos en el IPC, vendría una descolgada de la inflación, que la llevaría a cerrar 2016 en 5,5 %. Su director, Leonardo Villar, considera que, si bien habrá una reducción “habrá un nuevo incumplimiento en las metas de largo plazo del Emisor”.

Infográfico
David Ortiz Castaño

Escribo sobre economía y negocios. Periodista y estudiante de Ciencia Política.

Te puede interesar