<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Las máquinas de coser hilan este museo

  • Francisco Patiño en medio de sus adoradas máquinas. Conoce cada una al detalle. FOTO julio césar herrera
    Francisco Patiño en medio de sus adoradas máquinas. Conoce cada una al detalle. FOTO julio césar herrera
  • Durante la pandemia, sin nada qué hacer, Francisco decoró dos de sus máquinas. FOTO julio césar herrera
    Durante la pandemia, sin nada qué hacer, Francisco decoró dos de sus máquinas. FOTO julio césar herrera
  • En la foto, una enresortadora fabricada por Unión Especial. Fue fabricada en los años 60. FOTO julio césar herrera
    En la foto, una enresortadora fabricada por Unión Especial. Fue fabricada en los años 60. FOTO julio césar herrera
"
Por miguel osorio montoya | Publicado el 05 de diciembre de 2021

Francisco Patiño colecciona máquinas industriales que cuentan la historia textil de la ciudad.

Vista de refilón, la Singer 99 75 W, fabricada en Estados Unidos, parece más un instrumento científico que una máquina de coser. Es aparatosa, pesada, casi inamovible. A la vista están los piñones, el intrincado interior, incomprensible para los ojos. Muy diferente es la Juki MC 11, traída desde Japón, de una sobriedad y austeridad difícil de igualar. Cada una representa una época. La primera, el esplendor de la década del 30, la era dorada; la segunda, el declive de los 90, la apertura económica y los vientos de crisis y desesperanzas. Hoy están juntas bajo el mismo techo, al cuidado del mismo hombre: Francisco Patiño, el fundador del museo Hilos de Historia.

El sitio está en Santa María, Itagüí, al borde de la Avenida Guayabal. En un edificio poco agraciado, de fachada sin revocar, reposan 126 máquinas de coser. El espacio es estrecho, atestado de artefactos del siglo pasado. Para llegar hay que subir tres pisos. Es un salón en el que la luz del sol, como el polvo, entra con amplitud.

Cada máquina tiene su historia. Todas, a excepción de un par, fueron fabricadas en el siglo XX y llegaron al país en barco. En Medellín les esperaban las pacientes manos de mujeres que en jornadas de ocho horas o más les acariciaban, una y otra vez, para dar forma a un elegante saco o a una abrigadora ruana. Esas manos dejaron huellas imperecederas en muchas de ellas, hoy despintadas por el paso de las décadas.

—Como la veíamos así —dice Francisco, arqueando el cuerpo, trayendo el recuerdo—, mis hermanos y yo nos poníamos a ayudarle a mi mamá. Abríamos los pantalones, cortábamos tela para que ella agilizara. Entonces fue que le cogí bronca a las máquinas.

No se odia lo querido, dice la canción, y como amor y odio son dos caras de una misma moneda, al final del bachillerato se animó a trabajar en una fábrica textil. Era la década del 70 y en la ciudad prosperaban grandes fábricas: Coltejer, Rosellón, El Cid. Pero su mamá contrarió su impulso pueril:

—Me dijo que no podía trabajar en una fábrica, que me tenía que ir para Medellín y estudiar.

Y así lo hizo, pero sin éxito. Se presentó a varias universidades, pero no pasó a ninguna. Le ofrecieron ser vigilante de una fábrica que, en realidad, era una bodega enorme en donde mujeres, sentadas en incómodas sillas de cuero y madera, se desgastaban las manos tejiendo pantalones, sacos, camisas y corbatas.

En 1979 se presentó a Administración en el Sena. Una vez llegó, le dijeron que ese programa ya estaba cerrado. En cambio, le podían ofrecer otro, Mecánica de Confecciones. Las máquinas de coser que odiaba se le presentaban en el camino.

En 1982, apenas dos años después de graduarse, ya era supervisor de máquinas de Inversiones El Cid, la empresa en la que había comenzado como vigilante. Recuerda aquellos años con añoranza, cuando la industria textil aún no había entrado en su declive definitivo.

Con facilidad rememora cómo se trabajaba en aquel entonces. El taller era enorme y cada una de las operarias manejaba una máquina diferente. En la mañana confeccionaban chaquetas de dama. En la tarde el turno era para los pantalones y sacos. Cada día salían 3.000 sacos terminados, elegantes, para que los hombres de la época se abrigaran.

Cada una de las máquinas cumplía un papel específico en la cadena productiva. Con una se ponía un botón, con la siguiente se instalaba un ojal, la otra tejía el ruedo. La ropa iba pasando de mano en mano, cada vez con un elemento nuevo.

Pero la máquina que enamoró a Francisco es la que cosía la llamada punta invisible. Es decir, hacía un ruedo a dos hilos en los sacos. Era un proceso elegante que daba un toque fino a las prendas. Para la década del 90, El Cid tenía varias de esas máquinas que, con el avance de la tecnología, habían caído en la obsolescencia. Su jefe le pidió que desechara 12, que ya no servían para nada:

—Las cogí, las abrí y las vi por dentro: piñones, levas, palancas, excéntricas. Era como ver un cerebro. No fui capaz de despedazarlas para venderlas como chatarra, como querían.

Sin más opción, ofreció plata por ellas. Después de insistir, se las vendieron, aunque caras. Así fue que la casa de Francisco comenzó a llenarse de máquinas de coser, muchas de ellas ya inservibles, pero que contenían la memoria de la industria textil de Medellín.

Francisco, a la par que acumulaba y catalogaba máquinas, siguió trabajando en El Cid hasta 2009, cuando la empresa se liquidó y cerró sus puertas. Cuando los aparatos se fueron arrumando en la casa se le ocurrió la idea de fundar un museo.

El mismo año del cierre definitivo de El Cid, Francisco compró la bodega del tercer piso de Itagüí. Desde entonces, las máquinas están en ese lugar. Con el tiempo fue catalogando cada una, etiquetándolas para orientar a los visitantes, pero solo hasta 2016 el museo vio la luz. A Francisco lo invitaron a Donmatías, su pueblo natal, para que las expusiera allí.

—Fue la primera vez que el museo se exhibió de manera itinerante. Agarramos para Donmatías con cada una de las máquinas —recuerda Francisco, mientras se toca el hombro derecho—. Son tan pesadas que, de estarlas pasando de un lado a otro, me dio una hernia y me tuvieron que operar un hombro.

Hilos de Historia ha pasado por varios lugares como los pasillos del centro comercial Premium Plaza y el municipio de Caldas. En 2017, sin pensarlo, al proyecto se le unió otro soñador. Francisco, en busca de ayuda, llamó a la Alcaldía de Itagüí. Necesitaba a alguien que pudiera asesorarlo en la reconstrucción histórica de la exposición.

Desde el otro lado de la línea se escuchó la voz de Orlando Luján, que ya había estudiado la historia de la industria textil en Medellín y su área circundante, y comenzó una unión que ha fortalecido al museo. Luján escribió Hilos de historia, tecnología de confección y tejido social en Itagüí, siglo XX, un libro basado en las 126 máquinas que se exhiben en el museo. Más allá de un recorrido por los aparatos, es un viaje por las entrañas de las confecciones en el siglo pasado, el principal motor económico de la región.

Hilos de Historia relata lo acaecido a las máquinas que hoy, inmóviles y yertas, esperan a los visitantes. El sentido profundo es contar, contar, contar:

—La exposición refleja una época, preserva la memoria de Antioquia, el ethos de los antioqueños —dice Luján.

Medellín y su área circundante, que hasta el Siglo XIX había sido una villa agrícola, vio el auge de sus industrias en el XX. Desde la fundación de Coltejer, en 1906, las textileras comenzaron a proliferar, teniendo un esplendor en los años 30.

En 1967, Daniel Herrero acuñó a Medellín la chapa de la “Manchester latinoamericana”. La alusión a la ciudad inglesa no era en balde. Para la década del 70, según un artículo de Jorge Valencia Restrepo, que fue publicado en la enciclopedia Historia de Medellín, la ciudad proveía el 90 por ciento de los tejidos que se comercializaban a nivel nacional. En América Latina era la líder indiscutida, por encima incluso de São Paulo.

Esas memorias reposan hoy en Itagüí, en ese salón del tercer piso, de un edificio sin mucha gracia. Pero el soñador que dio forma a la historia, que se hernió por cargar sus 126 máquinas, espera conseguir un lugar más adecuado en el que pueda exhibirlas a sus anchas, como lo merecen. Busca que alguien le abra las puertas, que le dé una oportunidad para sacar del olvido a esos aparatos pesados, anacrónicos y, a su modo de ver, hermosos

Contexto de la Noticia

anécdota ¿cómo no hay un museo textil?

En una videoconferencia dictada desde México, Orlando Luján y Francisco Patiño escucharon, con asombro, que uno de los conferencistas cuestionaba por qué en Colombia no había un museo de máquinas industriales o que hiciera referencia a la industria textil. “Si Colombia tiene un museo del oro, ¿por qué no tiene uno que haga honor a su industria textil?”, se preguntó el expositor. Esas palabras dieron más ánimo a Francisco y Luján. Hace poco, Hilos de Historia recibió una visita de la Red Nacional de Museos del Ministerio de Cultura. La idea es que la iniciativa pueda entrar a la red y recibir beneficios.

Miguel Osorio Montoya

Comunicador Social-Periodista de la UPB. Redactor del Área Metro de El Colombiano. Entre los géneros periodísticos me inclino por la crónica.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Esta es la máquina que podría reemplazar al personal de una fábrica de confecciones

  • La dobladilladora automática para bajos de camisetas busca mejorar la productividad de las empresas, tiene capacidad de producir hasta 3.000 piezas en ocho horas. FOTO Edwin Bustamante
    La dobladilladora automática para bajos de camisetas busca mejorar la productividad de las empresas, tiene capacidad de producir hasta 3.000 piezas en ocho horas. FOTO Edwin Bustamante
Publicado hace 10 horas
Juan Alcaraz

Periodista. Hago preguntas para entender la realidad. Curioso, muy curioso. Creo en el poder de las historias para intentar comprender la vida.

Proponen días sin IVA muy cerca de elecciones

  • En los tres días sin IVA de 2021 el comercio vendió cerca de $30 billones. Estas jornadas han sido un estímulo para recuperar la economía después de la crisis desatada por la covid-19 y los confinamientos implementados en 2020. FOTO Carlos Velásquez
    En los tres días sin IVA de 2021 el comercio vendió cerca de $30 billones. Estas jornadas han sido un estímulo para recuperar la economía después de la crisis desatada por la covid-19 y los confinamientos implementados en 2020. FOTO Carlos Velásquez
Publicado hace 10 horas

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS Mincomercio: es una coincidencia

María Ximena Lombana, ministra de Comercio, dijo en una entrevista radial que la cercanía entre las elecciones y los días sin IVA era una coincidencia. Además, recalcó que las fechas se habían concertado con los comerciantes, quienes han hecho hincapié en la necesidad de impulsar el consumo en el primer trimestre del año para mantener el crecimiento económico alcanzado en 2021.

El Dane ya podrá acceder a información tributaria y aduanera

  • Juan Daniel Oviedo, director del Dane, aseguró que este acuerdo permitirá complementar o contrastar variables que recaba la entidad a través de operaciones estadísticas FOTO coLPRENSA
    Juan Daniel Oviedo, director del Dane, aseguró que este acuerdo permitirá complementar o contrastar variables que recaba la entidad a través de operaciones estadísticas FOTO coLPRENSA
Publicado hace 10 horas

Contexto de la Noticia

Paréntesis tratamiento de los datos

Según el acuerdo, el Dane deberá guardar confidencialidad respecto del tratamiento de los datos personales y adoptar, entre otras, medidas de naturaleza técnica, humana o administrativa que sean necesarias para otorgar seguridad a la información entregada por la Dian, evitando su adulteración, pérdida, consulta, uso o acceso no autorizado o fraudulento.

Así, la información que será objeto de entrega y trasferencia es aquella registrada en las declaraciones presentadas por los ciudadanos a la Dian y no corresponde al recaudo de impuesto por parte de la Nación.

Alejandra Zapata Quinchía

Periodista de la Universidad de Antioquia. Me gustan los temas sobre justicia ambiental, territorio y comunidades. Mi pasión: conocer historias y contarlas.

El 50% de lo que fabrica Protela va a los EE. UU.

  • Sergio Isaza es el presidente encargado de la empresa Protela. FOTO cortesía
    Sergio Isaza es el presidente encargado de la empresa Protela. FOTO cortesía
Publicado hace 10 horas

Contexto de la Noticia

Paréntesis Oferta laboral y el encargo

Las vacantes para operarios que tiene la empresa Protela en sus plantas de la capital de la república, por lo menos 100, se ofrecen a mayores de edad que “tengan ganas de crecer laboralmente”.

Los interesados pueden enviar la hoja de vida a jennifer.sanchez@protela.com, o escribir a través del 315 333 21 77.

De otro lado, el encargo del empresario antioqueño Sergio Isaza en la presidencia de la compañía se dio luego del fallecimiento, hace cuatro meses, de Andrés Berdugo. Isaza ha estado vinculado a Protela por 24 años, donde ha ocupado y desempeñando diversos cargos directivos.

Ferney Arias Jiménez

Periodista de economía de El Colombiano. Oidor de tangos. Sueño con una Hermosa sonrisa de luna.

Gilinski acreditó garantía para segunda OPA de Sura

  • Jaime Gilinski o su delegado estará en la asamblea de accionistas de Sura, prevista para marzo. FOTO cortesía La República
    Jaime Gilinski o su delegado estará en la asamblea de accionistas de Sura, prevista para marzo. FOTO cortesía La República
Ferney Arias Jiménez | Publicado hace 10 horas
Ferney Arias Jiménez

Periodista de economía de El Colombiano. Oidor de tangos. Sueño con una Hermosa sonrisa de luna.

Singapur se interesa en invertir más en Colombia

  • Bruce Mac Master, presidente de la Andi (izq.) y Gan Kim Yong, ministro de Comercio de Singapur. FOTO cortesía
    Bruce Mac Master, presidente de la Andi (izq.) y Gan Kim Yong, ministro de Comercio de Singapur. FOTO cortesía
Ferney Arias Jiménez | Publicado el 27 de enero de 2022
Ferney Arias Jiménez

Periodista de economía de El Colombiano. Oidor de tangos. Sueño con una Hermosa sonrisa de luna.

Días sin IVA en 2022 se realizarían muy cerca de fechas electorales

  • En 2021, las tres fechas del Día sin IVA dejaron ventas por unos $30 billones. FOTO: EDWIN BUSTAMANTE.
    En 2021, las tres fechas del Día sin IVA dejaron ventas por unos $30 billones. FOTO: EDWIN BUSTAMANTE.
Juan Camilo Quiceno Ramírez | Publicado el 27 de enero de 2022
Juan Camilo Quiceno Ramírez

Soy afortunado por que me gano la vida haciendo lo que amo. Fanático de la salsa brava y los timbales. Amo a mi familia.

Asobancaria estima que la economía colombiana crecerá 4% en 2022

  • En Colombia, el gasto de los consumidores aporta cerca del 70% del Producto Interno Bruto (PIB). FOTO: ARCHIVO.
    En Colombia, el gasto de los consumidores aporta cerca del 70% del Producto Interno Bruto (PIB). FOTO: ARCHIVO.
COLPRENSA-La República | Publicado el 27 de enero de 2022

Trazoro: la plataforma que busca “limpiar” la comercialización de oro

  • Carlos Mejía es un médico epidemiológico que decidió saltar al emprendimiento en campos como la minería. FOTO manuel saldarriaga
    Carlos Mejía es un médico epidemiológico que decidió saltar al emprendimiento en campos como la minería. FOTO manuel saldarriaga
Publicado el 27 de enero de 2022

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS inclusión financiera para mineros

El Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Minas y Energía, puso en marcha a partir de este mes el programa de inclusión financiera para pequeños y medianos mineros. Se trata de la Ley 2177 de 2021, promulgada el pasado 30 de diciembre, que busca garantizar que titulares mineros, explotadores, comercializadores y mineros en proceso de formalización, puedan acceder a créditos hipotecarios, créditos de libre inversión y leasing habitacional, cuentas de ahorro, cuentas corrientes y tarjetas de crédito. La nueva ley también dejó claro que los mineros que no sean aceptados por el sistema financiero tendrán la opción de ser recibidos por el Banco Agrario.

Alejandra Zapata Quinchía

Periodista de la Universidad de Antioquia. Me gustan los temas sobre justicia ambiental, territorio y comunidades. Mi pasión: conocer historias y contarlas.

China y EE. UU. atascarían la economía global en 2022

  • La desaceleración en EE. UU. podría afectar el movimiento del comercio internacional. FOTO: COLPRENSA.
    La desaceleración en EE. UU. podría afectar el movimiento del comercio internacional. FOTO: COLPRENSA.
Publicado el 27 de enero de 2022

Contexto de la Noticia

Paréntesis Alto costo de vida, lío mundial

Uno de los efectos secundarios de la reactivación económica ha sido el crecimiento de la inflación, término técnico que se refiere al costo de vida para los habitantes de un determinado lugar. En 2020, la pandemia provocó encierros masivos que paralizó la producción industrial. Por ello, en 2021 se evidenció escasez de componentes para actividades de manufacturas y problemas en los puertos para despachar mercancía. Todo ello ha derivado en un encarecimiento de los bienes y servicios de cara al consumidor final y el poder adquisitivo de los trabajadores está bajo presión en economías avanzadas y emergentes.

Juan Camilo Quiceno Ramírez

Soy afortunado por que me gano la vida haciendo lo que amo. Fanático de la salsa brava y los timbales. Amo a mi familia.

Inversión en exploración y producción de hidrocarburos será de US$4.400 millones este año

  • La inversión destinada a producción petrolera, se estima en US$3.270 millones, es decir, un incremento del 27% respecto al 2021 (unos US$2.570 millones). FOTO archivo
    La inversión destinada a producción petrolera, se estima en US$3.270 millones, es decir, un incremento del 27% respecto al 2021 (unos US$2.570 millones). FOTO archivo
Ferney Arias Jiménez | Publicado el 26 de enero de 2022
Ferney Arias Jiménez

Periodista de economía de El Colombiano. Oidor de tangos. Sueño con una Hermosa sonrisa de luna.

Notas de la sección