<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Juan David Escobar Valencia
Columnista

Juan David Escobar Valencia

Publicado el 22 de julio de 2019

Algún día

En un país en el que los escándalos se acumulan y el de hoy sepulta el de ayer, pareciera que ello va formando un callo que hace perder la sensibilidad. Pero eso no evita que la gente decente, bombardeada por la inmundicia sistemáticamente promulgada por muchos medios de comunicación, termine abrumada y dudando si está equivocada y es estúpida al cumplir la ley, pues ven que quienes la violen, y mientras más mejor, más recompensas reciben. Ser pillo paga es la nueva consigna del escudo de la Colombia postSantos.

Tapen, tapen; échenle tierra a la porquería, que los colombianos son amnésicos y por eso resultan siendo unos de los más felices del mundo. Pero creo que el ocultamiento y lo que los cómplices de los bandidos tanto nos piden ahora: “voltear la página”, no puede volverse regla pues de tanto vivir entre porquería, el olfato asume que la inmundicia es el aroma de la normalidad.

Tal vez no pase nada si tanta porquería saliera a la superficie, pues luego de ello debe seguirse que quienes la produjeron, propiciaron y ocultaron sean juzgados por la justicia, que en este país es el basurero que más hiede. Pero no podemos renunciar a que esta asquerosidad se vuelva visible para que la sociedad pueda gritarles a sus creadores: que no los queremos ver más, que Colombia no es un relleno sanitario y que la gente de bien no se vende ni es cobarde para sacrificar la justicia a cambio de la “impunipaz”.

¿Será entonces que algún día sabremos por fin: ¿Cuánto recibió el gobierno anterior de criminales, unos constructores de obras y otros cabecillas del cartel narcoterrorista que ahora es “actor político”? ¿Cuánto nos costó a los colombianos un premio Nobel de Paz? ¿Tendrán la factura en Oslo? ¿Será que algún día sabremos todas las cochinadas que un Fiscal hizo para reelegir a su Presidente socio? ¿Sabremos cuántos millones de dólares recibieron, en bolsas o no, “los senadores y las senadoras” representantes en Colombia de la narcodictadura venezolana? ¿Nos enteraremos por fin quiénes eran los implicados en la Farcpolítica? ¿Quiénes han sido y son los miembros del Partido Comunista Clandestino de Colombia, que a tantas instituciones importantes han llegado? ¿Cuántos y quiénes fueron y siguen siendo los milicianos de las Farc, que pueden ser profesores de sus hijos? ¿Cuáles fueron y son los periodistas, jueces, cortes, empresarios, presidentes y “honestos” candidatos a ello, profesores universitarios y de colegios, y prelados que estuvieron y están al servicio del cartel narcoterrorista ahora impune? ¿A dónde fueron a parar los cascos de los generales de las fuerzas militares del anterior gobierno que cambiaron por rodilleras? ¿Cuántos miembros del anterior gobierno siguen trabajando en el Ministerio de Defensa? Son tantos que asusta. ¿Cuánta sangre de colombianos corrió y sigue corriendo por culpa de Fidel y Raúl? ¿Cuándo veremos esposados a los Ernestos y Juan Manueles?

Así nos den náuseas, queremos saber.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

CAMPEONES CLÁSICO

Ayer fue la premiación de los campeones de todas las categorías del Clásico EL COLOMBIANO.

$titulo

CHARCOS MORTALES

Apropiaciones de aguas, incumplimiento de normas o alicoramiento, generan ahogamientos y tragedias.