<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Diego Aristizábal
Columnista

Diego Aristizábal

Publicado el 31 de octubre de 2019

Amigos en el horizonte

Una amiga me regala un libro, lo trajo de Argentina junto a un café malísimo. ¿A quién se le ocurre traer café desde allá para Colombia?, la molesto, le insisto que es un peligro que ella siga seleccionando café si no hay gusto. Ambos nos reímos de eso, ella insiste que seguirá trayéndome café de todas partes así no lo cultiven, que me torturará y me sorprenderá a la vez.

Pero volvamos a lo importante, una amiga me regaló un libro, se llama “Horizonte”, de Carolina Celas, y ya lo he visto como 14 veces, se lee como en 14 segundos o en 14 minutos, dependiendo si uno quiere quedarse en las ilustraciones, en los puntos de colores, en las líneas, en el horizonte que no nos deja nunca y puede estar dentro de mí, o de ella, o de esas personas que uno quiere tanto. “Todos los días estás acá... ahí... y más allá”, así empieza el libro y a mí me da por pensar en los amigos, en los que tengo y quiero tanto, muchísimo y los cuido en silencio cuando no puedo decirles lo inmensos que son.

Hace poco, otra amiga me regaló su cumpleaños, salimos a comer y yo no sabía que ese día, justo en ese instante, años atrás, estaba naciendo. Lo celebramos como deberían celebrarse todos los días. Con los amigos he aprendido a decir cosas que pocas veces salen de mi boca. A uno que está de viaje hace una eternidad, en una conversación transatlántica, le dije que lo extrañaba y que lo quería muchísimo, él me dijo lo mismo. Los amigos también son una muestra de amor maravillosa.

¿Por qué es tan bueno querer a las personas, sentirlas cerca, desaparecer, extrañarlas? Eso a veces resulta ser más importante que saber si los nuevos gobernantes lo harán bien o no; después de todo, somos lo que construimos, las cercanías, el horizonte, lo que está afuera, pero, sobre todo, lo que está dentro, lo que nos deja cada una de las personas que vamos descubriendo. Una francesita que acoges para que tenga una nueva patria, alguien que te habla de libros y usa vestidos preciosos, otra que es una brujita tímida o baila, una muy especial que cultiva zanahorias y quiere a las abejas, otra que vive en Alemania, Chile, España o en Bogotá, una más que adora a los curiosos gatos o aquella que fue tu jefe, otra que esperas decida algo importante para que por fin se quede sin miedo el resto de la vida en tu corazón, puros instantes que son la gracia de la vida.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

CATALINA ECHAVARRÍA A.

La deportista paisa se prepara para participar en la Expedición Polar (Polo Norte) de Dog Sledding.

$titulo

TRANCONES DECEMBRINOS

Habituales ahora, pero el reducido número de guardas y la indisciplina ciudadana agravan el problema.