<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Rafael Nieto Loaiza
Columnista

Rafael Nieto Loaiza

Publicado el 28 de marzo de 2022

Crisis alimentaria e inflación

La invasión de Rusia a Ucrania cambió de manera radical la geopolítica. El mundo no volverá a ser el mismo. Hay, sin embargo, algunas áreas donde ya hay certezas sobre los cambios que se están produciendo. Concentrémonos en los alimentos.

La FAO advirtió que “las perturbaciones de la cadena de suministro y la logística de la producción de cereales y semillas oleaginosas de Ucrania y Rusia, así como las restricciones a las exportaciones rusas, tendrán importantes repercusiones para la seguridad alimentaria”. Así es. Hasta la invasión, Rusia era el mayor exportador mundial de trigo y Ucrania el quinto. Según JP Morgan, los dos países representan el 29 % de las exportaciones globales de trigo y el 19 % de las de maíz.

Mientras tanto, es muy alto el riesgo de una crisis alimentaria en los países más pobres, por una combinación de altos precios y disminución sustantiva de la oferta. Para empeorar la ya muy mala situación, la mitad de los granos que compra el Programa Mundial Alimenticio, vitales para 125 millones de personas en todo el mundo, provenía de Ucrania. Para Colombia, aunque importamos el 99 % del trigo que consumimos y cerca del 90 % del maíz, la dificultad no será de provisión. No los traemos de Rusia ni de Ucrania. El problema serán los precios.

Para rematar, antes de la invasión, los precios de los fertilizantes ya estaban subiendo de manera sustantiva (desde enero de 2021, los precios del amoníaco anhidro habían subido un 315 %; los de la urea, 214 %; el nitrógeno líquido, un 290 %, y la potasa, un 213 %). Con la invasión, la situación se agrava aún más. Rusia era el mayor exportador mundial de fertilizantes nitrogenados, como la urea, y el segundo de potasio y fósforo.

Para Colombia, las consecuencias de la invasión en materia alimentaria son preocupantes. Importamos el 75 % de los fertilizantes que usamos, fundamentalmente urea, fosfato diamónico, fosfato monoamónico y cloruro de potasio. La urea proviene un 29 % de Rusia y un 13 % de Ucrania. Aunque encontráramos proveedores alternativos (los gremios del sector agropecuario sostienen que la cobertura del primer semestre está garantizada. La incertidumbre viene después) los precios que tendremos que pagar serán aún mayores. Y esos precios se traducirán, necesariamente, en un mayor costo de la producción de alimentos, que, lo he dicho en otra columna, constituyen el sector que más impacta la inflación.

En febrero, la inflación anual fue del 8,01 %. Los alimentos fueron los que más aportaron al alza. Representan 3,72 puntos, casi la mitad del aumento. La invasión de Ucrania son solo malas noticias en este campo 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas