<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Invitado
Columnista

Invitado

Publicado el 20 de junio de 2019

¿De qué mitología nacen Neymar y Moro?

Por ELIANE BRUM

Brasil anda a vueltas con sus héroes. Neymar, el ídolo futbolístico, es sospechoso de violación. Sergio Moro, el juez que puso a Luiz Inácio Lula da Silva entre rejas, actuó políticamente al trabajar con los fiscales de la operación Lava Jato para acusar al expresidente, como demuestran las conversaciones reveladas por The Intercept. ¿Serían héroes decaídos, como indican artículos en la prensa? No creo que se trate de eso. Neymar y Moro se convirtieron en héroes, cada uno en su área, exactamente porque no respetan los límites. Es la marca de esta época: lo que convierte a alguien en héroe es la “valentía” de sobrepasar la ley impuesta a los simples mortales, que todavía temen el castigo terreno o divino.

La falta de integridad de Neymar es conocida fuera y dentro del campo. Se le acusa de estafa y corrupción en el fichaje por el Barcelona, pero la causa no le ha impedido ser la imagen de grandes marcas ni firmar autógrafos para los niños. No se sabe de ningún padre que le haya dicho a su hijo: “Aléjate de este tipo, no es buena gente”. El Paris Saint-Germain lo compró por 222 millones de euros. Neymar tiene incluso su propio cómic, donde es un superhéroe.

A principios de junio, cuando la modelo Najila Trindade lo acusó de violación, una cantidad asombrosa de personas la llamó “oportunista”. La investigación todavía estaba en curso, pero Neymar ya había sido absuelto por gran parte del público. Las eventuales pérdidas de negocios y su imagen las provocará su mala fase en el fútbol, aunque se diga lo contrario. Para los clubes, patrocinadores e hinchas, lo que determina el destino de héroe es marcar goles y hacer dinero sin importar a qué coste.

Hasta la estatua del Cristo Redentor sabía que Sergio Moro había actuado políticamente para condenar a Lula. En 2016, el juez filtró grabaciones ilegales a la prensa para impedir que Lula fuera ministro; en 2018, seis días antes de la primera vuelta de las elecciones presidenciales, reveló una delación que criminalizaba a Lula, y que ya había sido desechada porque no aportaba pruebas; en 2019, se convirtió en ministro de Justicia del candidato que su interferencia política ayudó a ganar. Lo que convirtió a Moro en un héroe fue justamente su parcialidad.

Nuestra época se ha alejado del héroe clásico, y hasta de los héroes de Marvel. Si Neymar decae, no será por su falta de límites sobre el cuerpo de los otros, sino por los límites que su propio cuerpo le imponga. Moro solo perderá su aura de héroe si le impiden ejercer su versión personal de justicia, convirtiéndose en un simple mortal más, sometido a las leyes y la moralidad vigentes. Ambos cuentan con el apoyo del presidente Jair Bolsonaro, a quien sus seguidores llaman “mito”. De esta calidad de mitología surgen los nuevos héroes.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

ISAAC HEMPSTEAD-WRIGHT
La superestrella del Juego de Tronos vino al Comic Con y se abrió a conocer y disfrutar de Medellín.

$titulo

SENADORA MARÍA F. CABAL

Publicó un trino en el que presentó a conocidos youtubers como guerrilleros. Tuvo que disculparse.