Manuela Zárate
Columnista

Manuela Zárate

Publicado el 18 de febrero de 2019

Democracia en retirada

2018 fue el 13 año consecutivo en que Freedom House reportó un descenso en el índice democrático a nivel mundial. Los cambios políticos que debilitan los sistemas de libertades en occidente se tienden a tomar con demasiada calma. Muchos dan por sentado que la democracia está aquí para quedarse y que los gobiernos donde el poder está repartido en ramas independientes, con pesos y contrapesos son irreversibles. Sea cual sea el proyecto del candidato que llegue a la presidencia. Eso es lo que Timothy Synder llama: la política de la inevitabilidad, “el sentido de que el futuro es más de lo que hay en el presente, de que las leyes del progreso ya se conocen y que no hay otras alternativas, por lo tanto no hay nada más que hacer”.

El problema con esa forma de pensar es que la gente se olvida de las razones que llevaron a un país a su condición actual. La gente que tiene una visión estancada, monolítica de las condiciones de gobierno de su país tiende a desconocer su Historia y los valores que sostienen un sistema de libertades. Quizás pensamos que la democracia se sostiene y funciona por el voto, lo que es una verdad a medias. Las elecciones pueden ser -y han sido-, herramientas muy valiosas para regímenes autoritarios. Cuando las condiciones no están dadas dentro de las instituciones y la sociedad para que las elecciones sean una verdadera expresión de voluntad de la ciudadanía e incluso las minorías sean respetadas tanto en el proceso como en el resultado, las democracias comienzan a resquebrajarse.

Otro problema que tiene la democracia es el desconocimiento de la historia. Es un fenómeno mundial, pero muy Latinoamericano. Somos un continente de muy mala memoria. Tenemos poco conocimiento y a veces hasta poca curiosidad por nuestro pasado y por eso ha sido muy fácil manipularlo. En América Latina a veces se reniega del pasado indígena aunque este haya estado lleno de esplendor, en el que se desarrollaron algunas de las más grandes civilizaciones de la antigüedad, de quienes todavía tenemos mucho que aprender y cuya herencia es parte integral de nuestra identidad. El pasado colonial, doloroso y violento, tampoco se puede desdeñar, ni relativizar. A pesar de los horrores vividos también nos dejó otro legado que hoy es la base de las instituciones que nos hacen libres. Nos dejó el pensamiento occidental, pero pocos lo valoran aunque es tan importante para nuestro desarrollo.

Adicionalmente a ello hace falta una educación institucional. Muchos jóvenes no leen las constituciones de sus países. Entran a una sociedad que no pueden entender, mucho menos apreciar y querer porque uno no ama lo que no conoce. Pero más allá de ello hay un desconocimiento generalizado por lo que significa una estructura democrática y el valor que tienen las políticas públicas. De allí que sea tan fácil para las propuestas populistas adjudicarse la validez moral para gobernar de forma autoritaria en nombre de un pueblo, y desmotivar a los ciudadanos a participar en una vida política sumida en una espiral eterna de corrupción. Es lo que llama Snyder la política de la eternidad, la noción de que el ciclo en el que los ciudadanos son víctimas y los gobernantes opresores no acabará nunca.

Llegamos a otro problema (tristemente no el último): El manejo de la verdad. Vivimos en tiempos en que la gente o lo cree todo, hasta las mentiras más descaradas, o no cree nada. Por ello cada vez existe mayor desconfianza entre ciudadanos. Cuando como sociedad se rompe ese vínculo y no hay una noción de verdad histórica y contemporánea, cuando no hay hechos sino ficciones, quien tiene el poder escribe la historia y todo comienza a desmoronarse. Quienes más se benefician de esta situación son los autócratas, pues terminan por establecerse como garantes de una verdad absoluta y sin necesidad de sustento. Aquí la gran herramienta ha sido la tecnología, la forma como bombardea usuarios y construye narrativas que la gente adopta sin cuestionar.

La democracia requiere de un esfuerzo. Las cifras todavía no son tan alarmantes, pero no podemos cerrar los ojos ante la realidad de que a nivel mundial se está retirando. Nos toca evaluar por qué y cuál es nuestro papel en todo esto. Claro, si es que queremos seguir siendo libres .

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    LINA MARÍA RAGA

    Triatleta colombiana. Primera medalla de oro para nuestro país en los Juegos Suramericanos de Playa.

    $titulo

    MOTOS POR UN ABISMO

    En video quedó registrada la manera irregular como estaban “botando” motos en zona rural de Sabaneta.