<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
David Santos Gómez
Columnista

David Santos Gómez

Publicado el 23 de marzo de 2021

Diez años de la catástrofe siria

Hace una década, en lo que parecía el colofón de las revueltas de la primavera árabe, la poderosa Siria entró en un huracán de violencias que aún hoy no termina y que dejó al país como la mayor crisis humanitaria de nuestros tiempos. El intento de un grupo de rebeldes, apoyado luego por Europa y Estados Unidos, de sacar del poder a Bashar Al Asad, dio paso con los meses y los años a una de las guerras civiles más violentas del siglo XXI, en las que están implicadas fuerzas gubernamentales, tropas opositoras fragmentadas y opuestas entre ellas e incluso el autodenominado Estado Islámico, que aprovechó el enorme vacío para crecer exponencialmente y afianzar por algún tiempo su demente califato.

Las cifras son de espanto. Según la agencia de la ONU para los refugiados, ACNUR, más de 13 millones de sirios tuvieron que dejar su hogar (esto equivale a más de la mitad de toda la población). Cerca de siete millones de ese total se desplazaron de forma interna y un poco más de seis millones y medio buscaron escapar de la muerte en los vecinos Turquía, Líbano o Jordania. Algunos otros lograron llegar hasta Europa. La fotografía es la de cientos de miles de familias que deambulan como almas en pena por campos de refugiados o por calles de capitales ajenas.

Siria está hecha pedazos. Como país y como nación. Bashar al-Asad, quien a mediados de 2011 estuvo a punto de caer, tomó un segundo aire apoyado por Rusia y la mano fuerte de Vladimir Putin, quien ha hecho hasta lo imposible para sostener a su aliado. A diferencia de lo que ocurrió con el fin de gobiernos como el de Ben Ali en Túnez, Hosni Mubarak en Egipto o Muamar Gadafi en Libia; al-Asad apretó el puño para enfrentar la rebeldía y se atornilló a la silla presidencial.

La barbarie se convirtió en la nueva normalidad. El rompecabezas geopolítico que involucra intereses diplomáticos y económicos mezcla amigos con enemigos, y disloca alianzas para encontrar beneficios a corto plazo. Porque en esta zona del mundo parece excesivo pensar en acuerdos más allá de la supervivencia diaria. Más de medio millón de muertos en la década transcurrida desde el fatídico 2011 así lo atestiguan

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas