<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 10 de agosto de 2019

Ee.uu. podría perder una verdadera guerra contra Rusia

Por TIMOTHY A. WALTON

Después de más de 30 años, el Tratado Intermedio de Fuerzas Nucleares (I.N.F.) llegó a su fin la semana pasada, con una retirada americana el viernes, y rusa el sábado. Aunque Estados Unidos cumplió con los términos del tratado, Rusia lo violó desplegando más de 100 misiles prohibidos de alcance intermedio, y China, que nunca estuvo obligada por él, desplegó miles. Estados Unidos no tiene ninguno.

Para solucionar esta brecha, es hora de que el Departamento de Defensa desarrolle y despliegue misiles de alcance intermedio de lanzamiento convencional desde la tierra. El I.N.F. fue un buen tratado que redujo tensiones y contribuyó al fin pacífico de la Guerra Fría. Después de firmarlo en 1987, la Unión Soviética y los Estados Unidos eliminaron los misiles lanzados desde tierra con un alcance de aproximadamente 310 a 3.417 millas. Esos misiles eran problemáticos porque, si estaban armados con ojivas nucleares, podrían, dado su corto tiempo de vuelo, ser utilizados para devastadores ataques sorpresa contra aliados en Europa y contra la Unión Soviética. La eliminación de esos misiles proporcionó una mayor sensación de estabilidad entre la Unión Soviética y los Estados Unidos y sus aliados.

Desafortunadamente, por más de una década Rusia ha estado violando el tratado. En el 2008, Rusia lo rompió al probar un misil de crucero de alcance intermedio, lanzado en tierra, conocido como el 9M729. Equipado con modernos sistemas de guía, el 9M729 y otros nuevos misiles rusos pueden volar con precisión hacia sus objetivos.

Por seis años, los diplomáticos americanos trataron de persuadir a los rusos para que honraran el acuerdo, pero Rusia ignoró a los Estados Unidos y los aliados de la OTAN mientras construía y desplegaba más de 100 de los misiles prohibidos. Aún más preocupante, China, que nunca fue parte del tratado bilateral y repetidamente se negó a unirse a él, comenzó en los años 90 a ensamblar una enorme fuerza de misiles diseñada para contrarrestar las fuerzas americanas. Ahora China tiene miles de misiles armados con ojivas convencionales y nucleares.

Al carecer de misiles lanzados desde tierra convencionalmente armados con los cuales atacar a las fuerzas enemigas, o suficientes defensas contra los misiles lanzados por tierra armados convencionalmente de China o Rusia, las fuerzas estadounidenses rutinariamente pierden simulaciones de juegos de guerra que involucran a China o Rusia, y podrían perder una guerra real.

Así que Estados Unidos tiene que adquirir sus propios misiles convencionalmente armados, lanzados desde la tierra y de alcance intermedio. Estos misiles podrían proporcionar considerables beneficios operacionales para las fuerzas de Estados Unidos y posar retos para adversarios. Si son operados desde territorio americano y el territorio de aliados, estas armas podrían atacar rápidamente blancos enemigos una vez son detectados. Más aún, al usar estos misiles para atacar blancos fuertemente defendidos y los sistemas que los protegen, los riesgos para los aviones y barcos tripulados podrían reducirse.

Esta nueva capacidad haría a las fuerzas estadounidenses más efectivas y podría disuadir a los líderes adversarios chinos, rusos u otros de acciones agresivas. Por último, al armar estos misiles con solo ojivas convencionales, Estados Unidos podría reducir la posibilidad de que las fuerzas enemigas confundan estas armas con las nucleares y mitiguen las preocupaciones que llevaron al Tratado I.N.F. También podría brindar a los Estados Unidos la oportunidad de negociar un tratado con China, Rusia y otros países que prohibiría los misiles de alcance intermedio, de lanzamiento nuclear desde tierra.

Algunos observadores en la comunidad de control de armas piensan que dejar el Tratado I.N.F. es peligroso y podría causar una carrera armamentista. La elección verdaderamente peligrosa es seguir observando mientras China y Rusia despliegan arsenales de misiles mientras hacemos poco más que protestar y analizar nuestras opciones. Afortunadamente, Estados Unidos ahora tiene opciones efectivas. Con el tratado muerto, el Ejército y la Marina pueden desarrollar y desplegar misiles de alcance intermedio armados convencionalmente desde tierra. A medida que el Congreso finaliza el presupuesto de defensa, puede realizar inversiones inteligentes en esta área no solo para financiar el desarrollo de nuevos misiles, sino también para reutilizar diseños existentes.

Una combinación de misiles basada en diseños nuevos y reutilizados debería permitir al Departamento de Defensa desplegar un número significativo de misiles en unos pocos años a un costo moderado. China y Rusia han estado corriendo para construir sus fuerzas de misiles; con los Estados Unidos ahora fuera del Tratado I.N.F., es hora de nivelar el campo de juego.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

ANA MARÍA GIRALDO

La montañista manizalita sigue escalando las cumbres más altas. Ahora lo logró en Oceanía.

$titulo

TITO ALDEMAR RUANO

Colado en las listas que presentaron las Farc, pero no le sirvió. Será extraditado a EE.UU. por narcotráfico.