The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 19 de febrero de 2019

El Camino que Amazon rechazó

Por BILL DE BLASIO

Me enteré de que Amazon iba a desistir de un acuerdo para traer 25.000 nuevos empleos a Nueva York una hora antes de salir en las noticias el martes.

La llamada fue breve y hubo poca explicación sobre la reversa de la compañía.

Apenas días antes, yo había aconsejado a un ejecutivo veterano de Amazon sobre cómo podían ganarse a algunos de sus críticos. Reúnase con la labor organizada. Empiece a contratar residentes de vivienda pública. Invierta en infraestructura y otras necesidades de la comunidad. Muestre que le importa la justicia y la creación de oportunidades para la gente trabajadora de Long Island City.

Había un camino claro hacia adelante. Dicho simplemente: si no le gusta que existe un grupo pequeño pero fuerte de neoyorquinos que cuestionan las intenciones de su compañía o la integridad de la misma, demuestre que están equivocados.

En cambio, Amazon demostró que tenían razón. Apenas dos horas después de reunirse con residentes y líderes comunitarios para seguir adelante con el proyecto, la compañía de repente lo canceló todo.

Soy un progresivo de toda la vida que ve el problema de la creciente desigualdad de ingresos y riqueza. El acuerdo al que llegamos con Amazon en noviembre tenía una base sólida. Habría creado al menos 25.000 nuevos empleos, incluyendo para trabajadores de sindicatos de construcción y servicio; sociedades con universidades públicas; y $27 mil millones en nuevos ingresos fiscales para impulsar prioridades desde el tránsito a viviendas asequibles, nueve veces más que los impuestos a los que la ciudad y el estado estaban dispuestos a renunciar para ganar la sede.

La expansión del gigante minorista en Nueva York se encontró con oposición en gran parte debido a la creciente frustración con América corporativa. Durante décadas, la riqueza y el poder se han concentrado en lo más alto. No hay mejor ejemplo de esto que el presidente ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo.

La lección aquí es que las corporaciones ya no pueden ignorar más la ira creciente por la desigualdad económica. Vemos esa furia que agita a Silicon Valley, en las rocas arrojadas a autobuses que transportan a trabajadores de tecnología de San Francisco y Oakland a parques de oficinas en los suburbios. Lo vemos en las protestas que estallaron en Davos el mes pasado por el creciente monopolio del poder corporativo.

La decisión caprichosa de Amazon de tomar la bola e irse a casa, ante la protesta, no disminuirá esa ira.

La ciudad y el estado estábamos cumpliendo con nuestra parte del acuerdo. Y más importante aún, una buena mayoría de neoyorquinos estaban de acuerdo. Apoyo para la nueva sede era más fuerte en comunidades de color y entre personas trabajadoras quienes con demasiada frecuencia no han tenido la oportunidad económica que merecen. Un proyecto que podría haber abierto un camino hacia la clase media para miles de familias fue descartado por unas pocas personas muy poderosas sentadas en una sala de juntas en Seattle.

Al final, Amazon parecía no querer dar el brazo a torcer o incluso hablar seriamente con la comunidad sobre las maneras de dar forma a su proyecto. No querían estar en una ciudad donde tenían que interactuar en absoluto con los críticos. Y es un patrón. Cuando el Ayuntamiento de Seattle aprobó un impuesto a las grandes empresas para financiar la lucha contra la falta de vivienda, la compañía amenazó con detener los grandes planes de expansión, poniendo en riesgo 7.000 empleos. El impuesto fue rescindido.

El poder económico, como el que le permite tentar con 50.000 empleos y miles de millones en ingresos en cada área metropolitana del país, se concentra constantemente en cada vez menos manos

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    REFORESTACIÓN EN BATALLÓN

    El Ejército y la Alcaldía de Medellín sembraron 29 mil árboles en 15 hectáreas del Batallón Girardot.

    $titulo

    ANTONIO GUERRA DE LA E.

    Cacique político de Sucre, se entregó a las autoridades. La Corte Suprema lo vincula con el caso Odebrecht.