The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 21 de enero de 2019

El Mundo aún necesita a la OTÁN

Por URSULA VON DER LEYEN

redaccion@elcolombiano.com.co

En abril, la Organización del Tratado del Atlántico Norte celebrará su decimoséptimo cumpleaños. Fundada en los primeros años de la Guerra Fría, es igual de relevante hoy en día, cuando muchos sienten que el orden internacional se agita de nuevo. De hecho, si la Otán no existiera, los partidarios de un mundo libre tendrían que inventarlo.

Aunque el propósito clave de la Otán sigue siendo garantizar la seguridad de sus miembros, nunca ha sido una alianza puramente militar. Es una alianza política también, con base en las aspiraciones comunes de sus miembros quienes, como dice el Tratado de la Otán, “están decididos a salvaguardar la libertad, el patrimonio común y la civilización de sus pueblos, fundados en los principios de la democracia, la libertad individual y el estado de derecho”.

Estos principios están siendo atacados hoy. Agresión rusa en Europa oriental, la asertividad china en el Mar de China Meridional, el terrorismo del Estado Islámico que se extiende desde Oriente Medio a las capitales de Europa, los regímenes autoritarios que desarrollan armas nucleares - por más diferentes que sean estos desafíos, tienen un hilo común: emanan de actores que se oponen al orden internacional-. Tratan de socavar o incluso cambiar las reglas que han gobernado la era de la democracia y la prosperidad desde la Segunda Guerra Mundial.

Las democracias de la Otán tienen que unirse para superar estos desafíos. En conjunto, somos más fuertes de lo que incluso la más poderosa de nosotros sería sola. En consecuencia, desde 2014, cuando Rusia invadió Ucrania, la Otán se ha adaptado a la situación actual, como lo ha hecho muchas veces en su historia. Entre los 29 Estados soberanos con diferentes culturas políticas y puntos de vista, dichas adaptaciones siempre serán complicadas. Pero la capacidad de la Otán para cambiar sus prioridades y sus estrategias asegura que la alianza resistirá la prueba del tiempo.

Los resultados son tangibles. Por un lado, todos los miembros europeos de la Otán han aumentado sus gastos militares. El presupuesto de defensa de Alemania, por ejemplo, hoy ha aumentado en un 36 % en comparación con cuando asumí el cargo a fines de 2013. Todavía tenemos más que hacer para compartir de manera justa la carga dentro de la alianza, y estamos preparados para hacer más. Pero también tenemos en cuenta que compartir la carga no se trata sólo de dinero, sino también de capacidades y contribuciones. Por lo tanto, Alemania, como el segundo mayor contribuyente de tropas a la Otán, se enorgullece de liderar el Grupo de trabajo conjunto de muy alta preparación de la Otán.

La Otán también ha aumentado su presencia en Europa oriental, juega un papel activo en el entrenamiento de fuerzas de seguridad iraquíes y contribuye a la lucha contra el Estado Islámico, sigue apoyando al gobierno afgano y desarrolla sus asociaciones con naciones de posturas comunes como Australia y Japón, además de mucho más.

En el cumplimiento de sus tres tareas principales: defensa colectiva, gestión de crisis y asociaciones, la Otán es un elemento insustituible para un orden internacional que favorece la libertad y la paz.

Más que nada, la Otán no es una organización transatlántica solo de nombre. Representa un vínculo especial, incluso emocional, entre los continentes americano y europeo. Para un alemán, las imágenes de la caída del muro de Berlín están inextricablemente vinculadas a la alianza, y mi país está particularmente agradecido por la seguridad y las oportunidades que la Otán ha brindado durante décadas. Quizás el beneficio más básico de la Otán es que proporciona confiabilidad en un mundo no confiable. Nuestro inquebrantable compromiso con el artículo 5, la disposición de defensa colectiva del tratado de la Otán, garantiza que nuestra seguridad común sea verdaderamente indivisible. Ayudaremos a nuestro aliado más débil tal como hemos ayudado a nuestro aliado más fuerte.

Por lo tanto, es bueno que la Unión Europea esté dando pasos significativos para mejorar su destreza militar.

Y una Otán más fuerte servirá a los intereses de seguridad de todos los miembros. Sobre todo, enviará una señal clara a los que se oponen al orden internacional basado en reglas: los aliados transatlánticos estamos listos y dispuestos a defender nuestra tierra, nuestra gente y nuestra libertad

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    MARGARITA CASTAÑO

    Deportista antioqueña. Segunda mujer en Colombia que logra el honroso y meritorio sexto dan en judo.

    $titulo

    SISTEMA JUDICIAL NICARAGÜENSE

    Un líder campesino fue condenado a 200 años de cárcel por organizar protestas contra gobierno de Daniel Ortega.