<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 16 de mayo de 2019

El problema de educar o programar

Por Daniel González Monery

Universidad del Atlántico
Ciencias Sociales, semestre 8
moneri11@hotmail.com

Quienes nacieron hace más de 50 años, o incluso más, comenzaron a tener dificultades para entender lo que ocurre hoy y la forma como funciona el mundo del siglo XXI. Fueron educados o tal vez programados para otra realidad, la de su época. La sociedad, como un gran organismo vivo, necesita que las personas cumplan unos roles y se inserten en el destino común bajo reglas que incluyen aquello que es bueno desear, lo que es posible conseguir y lo que se debe hacer para mantenerse vivo y activo en el gran conglomerado humano.

Cada pueblo, de acuerdo con su desarrollo, su hábitat, su densidad y su momento histórico genera patrones particulares de supervivencia colectiva.

Muchos de quienes se han dedicado a la educación tienen la ilusión de formar individuos libres, capaces de asumir su propio destino, con criterio propio sobre la vida y la muerte, la sexualidad, la religión, la política o la economía. Pero también sabemos que debajo de este deseo subyace otro programa que proviene de su origen social, su herencia genética y su entorno cotidiano, y propone mensajes que invitan a buscar el dinero por encima de todas las cosas, el éxito fácil sin reglas éticas ni legales, el exterminio de quienes amenacen su camino al poder o quizá al altruismo, la consagración al arte o la ciencia, el honesto ejercicio del servicio público o el desempeño exitoso y transparente de la responsabilidad empresarial.

La educación que ofrecen colegios y universidades debería conducir a tener la mejor gente si contara con los recursos necesarios y los maestros mejor formados. Pero, aun si ello sucediera, es muy difícil contrarrestar todos los factores familiares y ambientales que programan a los niños para vivir en una sociedad segmentada y desigual como si eso fuera natural, a vociferar de manera iracunda ante cualquier disgusto, como hacen políticos y gobernantes, o a buscar todos los atajos que puedan tener la ley y las buenas costumbres para satisfacer el interés personal antes que el bienestar colectivo.

Educar para vivir en paz sobrepasa lo que se puede hacer en las aulas si no modificamos profundamente los comportamientos cotidianos que circulan invisibles, haciéndonos autómatas de una sociedad autodestructiva. Se nos programó para replicar de manera reiterada los esquemas de inequidad. Para cada momento de la historia podríamos preguntar lo mismo: ¿hemos sido educados o programados para vivir?.

*Taller de Opinión es un proyecto de El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

PARQUE EN LA SEBASTIANA

Un nuevo parque deportivo en el barrio La Sebastiana, de Envigado, al servicio de la comunidad.

$titulo

PEDRADA HIERE A PASAJERA

Una pedrada desde el puente Madre Laura a un vagón del Metro causó heridas a una pasajera.