<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 07 de mayo de 2021

El tiempo corre para Biden en Irán

Desde principios de abril, funcionarios iraníes se han estado reuniendo en Viena con sus homólogos británicos, chinos, franceses, alemanes y rusos, los miembros restantes del acuerdo nuclear de 2015 que Estados Unidos abandonó en 2018. Estados Unidos está participando indirectamente, con diplomáticos europeos yendo viniendo entre diplomáticos iraníes y estadounidenses, encabezados por el enviado especial del presidente Biden, Robert Malley.

Los negociadores acordaron formar dos grupos de trabajo, uno encargado de decidir los pasos que debe tomar Irán para regresar al pleno cumplimiento, y el otro para redactar una lista de sanciones que Estados Unidos tendría que levantar. En la primera ronda de conversaciones, hubo acuerdo sobre la lista de tareas pendientes de Irán, pero no hubo avances en las sanciones que Estados Unidos eliminaría.

Este proceso diplomático, que es crucial para evitar más conflictos en el Medio Oriente y permitir que el presidente Biden se concentre en la competencia con China, fracasará a menos que la administración Biden actúe rápidamente. Los negociadores estadounidenses deberían enumerar las sanciones que Estados Unidos está dispuesto a eliminar a cambio del cumplimiento iraní. Irán está a unos tres meses del momento de la ruptura, el tiempo que tomaría producir suficiente uranio enriquecido apto para armas nucleares. Si la diplomacia falla, Estados Unidos caerá en otra peligrosa crisis en el Medio Oriente.

Irán ha estado dispuesto a involucrar a la administración Biden y ha prometido volver a cumplir plenamente con el acuerdo nuclear si Estados Unidos también lo hace. Durante su campaña presidencial, el Sr. Biden escribió para CNN: “Si Irán regresa al cumplimiento estricto del acuerdo nuclear, Estados Unidos volvería a unirse al acuerdo como punto de partida para las negociaciones de seguimiento”.

Pero ese aparente acuerdo enmascara los desacuerdos sobre quién debería dar el primer paso y cómo gestionar los pasos posteriores para volver al cumplimiento total. Las diferencias se intensificaron después de que el presidente Biden asumió el cargo. Los miembros del Congreso, así como los gobiernos de Israel, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, han estado presionando a la Casa Blanca para que insista en incluir límites a las estrategias políticas, militares y regionales de Irán en un nuevo acuerdo con dicho país.

La administración Biden señaló que estaba mirando más allá del acuerdo nuclear de 2015 hacia uno “más largo y más fuerte”, que incluiría cambios fundamentales en el apoyo de Irán a las fuerzas de poder en Irak, Siria, Líbano y Yemen, y límites al número y rango de misiles iraníes.

Irán no resultó estar tan desesperado como lo suponía Washington. El ayatolá Ali Khamenei, el líder supremo de Irán, ha dicho recientemente que Irán solo hablará sobre el acuerdo nuclear de 2015 y no negociará directamente con Estados Unidos hasta que sea restaurado. Insistió en que, dado que Estados Unidos había abandonado el acuerdo, la administración Biden tenía que dar el primer paso al eliminar las sanciones impuestas por el presidente Trump. Hasta entonces, Irán continuaría enriqueciendo uranio rápidamente.

El reciente informe de la Agencia Internacional de Energía Atómica estima que Irán ha aumentado su tasa de enriquecimiento al 20 por ciento desde el 3,67 por ciento permitido. Añadió centrifugadoras más avanzadas, que han triplicado su capacidad de enriquecimiento.

Teherán también ha llevado a cabo ataques en Irak y ha forjado una asociación estratégica con China. Irán continuará por este camino durante un punto muerto, lo que brindará una oportunidad a Israel y sus aliados árabes de socavar la diplomacia en Washington y en la región.

Estados Unidos e Irán difieren sobre qué sanciones deben eliminarse. Irán quiere volver a donde estaban las cosas antes de que Trump asumiera el cargo. Estados Unidos no está dispuesto a comprometerse a eliminar todas las sanciones de la era Trump, en parte porque la administración Trump designó deliberadamente muchas sanciones como vinculadas a la lucha contra el terrorismo, lo que dificulta su eliminación.

Si no hay un gran avance en Viena, y Teherán concluye que Estados Unidos no levantará las sanciones, el problema nuclear puede dar un giro peligroso y potencialmente llevar a Estados Unidos a otra guerra en el Medio Oriente

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

OSCAR ANDRÉS SÁNCHEZ Á.

Alcalde de Venecia (Ant.), promueve la economía de su municipio y lideró campaña para la vacunación prioritaria de los alcaldes.

$titulo

LUIS FELIPE VERGARA M

Condenado a siete años de cárcel por suplantar a un jubilado y estafar a una cooperativa de crédito en Envigado.