<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Gral. (R) Henry Medina Uribe
Columnista

Gral. (R) Henry Medina Uribe

Publicado el 26 de abril de 2019

ESPERANZA DE CAMBIO

Como vamos... vamos mal. Pareciera que Colombia hubiera abierto la mítica caja de Pandora y que todos los males se estuviesen reproduciendo. Lo mejor que nos queda es la esperanza de cambio. Ese cambio será posible no solo como consecuencia de repensar las políticas del gobierno sino, fundamentalmente, como producto de la acción contributiva de la sociedad colombiana en su conjunto. También importante el consejo objetivo y generoso de la comunidad internacional.

El gobierno se equivoca en política exterior al ser extremadamente obsecuente con el gobierno de los Estados Unidos y concentrar su esfuerzo en procurar la caída del régimen de Nicolás Maduro. En lo interior, se muestra ambivalente en el cumplimiento de sus promesas de gobierno, claudica ante las presiones de su partido político y culpa de todo lo negativo a su antecesor, cuando ya no valen disculpas, después de ocho meses de llevar las riendas del gobierno.

Como producto de sus desaciertos el gobierno compromete su independencia y libertad de acción, a la vez que crecen las amenazas desde afuera y desde adentro. En lo externo, somos actor ingenuo en el juego geopolítico de importantes decisores de la geopolítica mundial, como lo son los Estados Unidos, Rusia y China, quienes han encontrado en Venezuela el tablero para jugar el ajedrez de sus intereses en Latinoamérica, correspondiéndonos el rol de peón inocente. La contraprestación ha sido la amenaza de Trump sobre descertificación y sanciones económicas, y la burda intervención del embajador Whitaker en la política interna del país.

Es cierto que el Eln tiene su retaguardia estratégica en el país vecino, que su sociedad está sufriendo y que su gobierno es una afrenta a la democracia, pero los riesgos son excesivos al asumir los roles que nuestro gobierno se ha impuesto. De otra parte, la corriente migratoria nos impone retos en temas de empleo, salud y convivencia, por encima de nuestra actual capacidad.

En lo interior, los problemas no son menores: la muerte de líderes sociales sin la respuesta efectiva del Estado, la incapacidad para aplicar políticas inteligentes en la reducción de cultivos ilícitos, el crecimiento de la inseguridad y deterioro del orden público, el aumento en el número de efectivos y capacidad de daño del Eln, el accionar coordinado de las disidencias de las Farc, el aumento del microtráfico y el crimen organizado y el creciente desempleo, no son ejecutorias que aconsejen persistir en el rumbo actual. A esto es necesario agregar el poco armónico juego de roles del Ejecutivo con el Congreso y las Altas Cortes, y la perniciosa gestión del fiscal general. Pero lo más preocupante, el soterrado esfuerzo para socavar la justicia transicional y abortar las perspectivas de paz.

Los logros en materia económica tampoco son halagüeños, a pesar de la recuperación de los precios internacionales del petróleo. El crecimiento económico pronosticado para este año y el próximo están alrededor del 3.2 %, bien por debajo del 4 % prometido por Duque en su campaña.

Lo obvio es redireccionar la política y la estrategia del gobierno, para ajustarlas a las realidades nacionales y al querer de todos, y no de una parte de los colombianos. El camino está trazado. Los criterios para la política deberían estar enmarcados, en lo público y en lo privado, dentro del cumplimiento del Pacto Global de las Naciones Unidas, el avance en los diecisiete Objetivos de Desarrollo Sostenible, las directrices de la Ocde y el cumplimiento del Acuerdo Final para la terminación del conflicto armado con las Farc. En eso debemos insistir, acompañados de acción y persistencia.

*Miembro de La Paz Querida

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

ANTIOQUIA LE CANTA A COLOMBIA

Ofreció de nuevo un maravilloso espectáculo y renovó la buena salud de la música autóctona colombiana.

$titulo

ASESINATO DE HINCHA

Yeison Arley Garzón, de 28 años, hincha de Millonarios, fue asesinado en Bogotá por hinchas del América.