<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 14 de junio de 2019

Falencias en el Legislativo

Por Santiago A. Gómez Méndez

Universidad Pontificia Bolivariana
Facultad de Derecho, semestre 9
santiagoa.gomez@upb.edu.co

Con la Sentencia C-235 de 2019, una vez más el Código de Policía (Ley 1801 de 2016) da de que hablar. En dicha providencia la Corte Constitucional determinó que la prohibición al consumo de sustancias alcohólicas y psicoactivas en espacios públicos vulnera el derecho fundamental al libre desarrollo a la personalidad, en tanto los artículos 33 y 140 del Código de Policía imponían la prohibición de realizar una conducta que no está proscrita en el ordenamiento jurídico.

Este pronunciamiento ha llevado a sus contradictores a criticarlo por la vulnerabilidad de los derechos de los menores de edad en lugares públicos, cuando se consumen sustancias psicoactivas. Sin embargo, no se debe pasar por alto que, con anterioridad al actual Código de Policía, se expidió la Ley 745 de 2002, la cual está vigente y restringe el consumo de sustancias estupefacientes en presencia de menores de edad.

Más allá de centrar la discusión sobre el consumo de sustancias nocivas en lugares públicos, no se debe perder de vista que, durante la vigencia de la Ley 1801, más de veinticinco de sus artículos han sido declarados inexequibles, se han proferido nueve pronunciamientos de exequibilidad condicionada y es probable que estas cifras aumenten, toda vez que hay por lo menos ocho demandas de inconstitucionalidad admitidas en contra de disposiciones contenidas en el Código de Policía.

Es imperioso tornar la mirada sobre la técnica legislativa que se ha adoptado en nuestro Congreso. Mientras que en Colombia el proceso legislativo para modificar el anterior Código de Policía, que tuvo una vigencia de 46 años, tomó únicamente dos años, en países como Francia un proceso de reforma llevaría por lo menos un plazo de diez años.

Aunado al corto plazo que tarda la creación de una nueva ley en nuestro país, se deben observar también los argumentos que actualmente hacen eco en el Congreso. Basta con sintonizar el Canal del Congreso para constatar que, como consecuencia del posconflicto, se hace uso reiterado de falacias ad personam y ad verecundiam, lo que implica que las discusiones se centren en los rasgos y conductas personales de los representantes y no tanto en la verdad de las premisas que estos profieren.

Estos son aspectos centrales que se deben remediar en nuestro sistema legislativo, principalmente cuando resuena cada vez más el ideal de una reforma a la legislación civil que lleva vigente más de 143 años.

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

EGAN BERNAL

Junto a Rigoberto Urán, el joven ciclista sacó la cara por los colombianos ayer en el Tour de Francia.

$titulo

RICARDO ROSELLÓ

Gobernador de Puerto Rico, muchos piden su renuncia por sus expresiones ofensivas y homófobas.