Humberto Montero
Columnista

Humberto Montero

Publicado el 12 de febrero de 2019

¿Ha muerto el bitcoin?

Como la espuma del champán, los bitcoin y el resto de criptomonedas han caído tan rápido como subieron. Por una vez, sin que sirva de precedente, lo advertí en estas páginas a finales de 2017. En esas fechas, un bitcoin cotizaba a casi 13.000 euros. Poco más de un año después, su valor ha caído hasta el entorno de los 3.200 euros, acumulando una depreciación del 75 % que dispara las dudas sobre la supervivencia de las llamadas criptomonedas.

En la actualidad existen más de 1.500 tipos de activos virtuales en circulación. En septiembre de 2018 se calculaba que movían en el mercado 176.280 millones de euros (casi 200.000 millones de dólares), aunque esas cantidades podrían variar notablemente, ya que no existen organismos emisores ni reguladores. Todas las instituciones monetarias han advertido severamente de los riesgos de estos supuestos vehículos de inversión.

El Banco Central Europeo (BCE) lo califica en un documento de «activo especulativo». «Es una apuesta para obtener un beneficio, pero no es una moneda». No lo emite una autoridad pública central ni se puede utilizar como tal, salvo contadas excepciones. Además, según resalta el BCE, «existe riesgo de que los piratas informáticos roben bitcoin, en cuyo caso no existe protección legal de ningún tipo». En cualquier caso, las autoridades monetarias europeas indican que para ser considerada una moneda debería de tratarse de un «depósito de valor fiable». ¿Qué implica eso? Que los ciudadanos tengan la certeza de que con el dinero que tienen hoy podrán comprar «aproximadamente» las mismas cosas mañana o dentro de un año, cosa que no ocurre con las criptomonedas.

Benoit Coeuré, miembro de la ejecutiva del BCE, manifestó en un reciente encuentro en la sede del Banco Internacional de Pagos, el banco de los bancos centrales del planeta, que el bitcoin «es la semilla de la próxima crisis financiera». Por ahora, se trata solo de una semilla y no se percibe como un riesgo sistémico global, pero es el germen de la que podría ser la mayor crisis financiera mundial, si no se frena a tiempo.

Por poner otro ejemplo, el Banco de España considera que los criptoactivos están sujetos a fuertes oscilaciones debido a que su valor depende de que haya otros usuarios dispuestos a adquirirlos. «La formación del precio no es transparente y podría manipularse», indica el organismo. Y, lo que es peor, no tienen el respaldo del fondo de garantía de depósitos español, una salvaguarda que garantiza todos los depósitos monetarios (sean en euros, dólares, libras, yenes o rupias...) y financieros por un importe equivalente a 100.000 euros.

En otras palabras, hasta el dinero del monopoly tiene más protección que el bitcoin.

La meteórica revalorización de las criptomonedas hizo ricos a quienes se metieron en el negocio antes del «boom» de 2017. Quienes entraron en 2018, aún lo están pagando.

El mecanismo de funcionamiento es sencillo. A través de la tecnología blockchain los inversores compran, pagando en divisas reales, algoritmos o trocitos de algoritmos de los que se componen estas criptomonedas. Hasta los mismos gurús de las criptomonedas reconocen que cualquiera puede robarle su inversión en bitcoin utilizando múltiples tretas sin que ninguna autoridad pueda intervenir. De hecho, el BCE admite que no tiene «competencia para prohibir las inversiones en bitcoin ni en otras criptomonedas».

En resumen, somos libres para comprar crecepelos, ungüentos milagrosos contra el reuma, el aire mañanero o bitcoin. Es lo maravilloso del capitalismo, que podemos disponer de nuestros bienes como se nos antoje. Pero no es igual invertir en una granja de gallinas que irse de parranda al casino. Porque si la noche se tuerce, a uno le quedarán huevos suficientes para hacerse una tortilla. Al otro, es posible que ni eso.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    REFORESTACIÓN EN BATALLÓN

    El Ejército y la Alcaldía de Medellín sembraron 29 mil árboles en 15 hectáreas del Batallón Girardot.

    $titulo

    ANTONIO GUERRA DE LA E.

    Cacique político de Sucre, se entregó a las autoridades. La Corte Suprema lo vincula con el caso Odebrecht.