<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Óscar Domínguez
Columnista

Óscar Domínguez

Publicado el 06 de junio de 2019

Historias de locos bajitos (34)

Mientras haya mujeres, habrá poesía, trinó Bécquer, a quien cito de memoria. Mientras haya niños, habrá historias como las que he venido contando desde hace unos años:

Un niño que padecía cáncer cerebral le pidió a su madre que a su muerte donara sus órganos para salvar otras vidas: “He visto a mucha gente hacer esto y creo que son increíbles. Quiero ser increíble también”.

“... a los niños, cuando me molestaban por mi color, (mi madre) me enseñó a explicarles que era negra por haberme tragado muy chiquita un frasco de tinta china” (Teresita Gómez, pianista, en El libro de las celebraciones).

Anita le dice a su abuela: ¡El abue sí es amarrado...!

- ¿Por qué, mi amor?, le pregunta ella.

- ¡Mira los bananos tan chiquitos que compró! (se refería a los llamados murrapitos, bananos bonsái).

Mamá: por fa, búscame en YouTube una canción de un grupo que se llama Il Divo. La canción se llama Mamá. Es que me la tengo que aprender para una sorpresa del colegio que no te puedo contar porque es un secreto.

- Abuelito, te pusiste los calzoncillos al revés.

- ¿Me puse lo de atrás para adelante?

- No, abuelito: te pusiste lo cagao pa fuera.

El Nobel Bob Dylan le oyó decir a su abuela cuando estaba niño: “Ella, un dechado de nobleza y bondad, me dijo una vez que no existe un camino que conduzca a la felicidad: la felicidad es el camino”. (Crónicas Vol. 1).

Ilona, mi nieta de cuatro años y monedas, me dice en voz baja que me va a contar un secreto, pero solo en un oído. Le pido que me lo cuente: “Que tú no tienes pelo”.

“... siendo muy niño, había ido con mi padre a un velatorio y a la salida me había encerrado en un profundo mutismo que rompí cuando llegué a casa y le dije a mi madre, que acababa de interesarse por saber cómo había ido todo:

“Mamá, he pensado que a mí me aburriría mucho morirme”. (En Doctor Pasavento, de Enrique Vila-Matas).

“Mamá, ya hemos hablado de esto. No puedes publicar fotos mías sin mi consentimiento (Apple Martin, hija adolescente de la actriz Gwynett Paltrow). (También el hijo de un amigo que aportaba historias para esta columna le prohibió a su taita divulgar sus comentarios).

La profesora les preguntó a sus alumnos qué profesión les gustaría tener. Un pequeñín contestó: “Yo voy a ser un eco dentro de una montaña”. (En revista Selecciones).

A es una vocal y el que lo dice es una consonante. (Frase que repetíamos los chinches de la cuadra).

Petición de David, de tres años, a su abuelo: “¿Me lees un cuento de había una vez, abuelito?”.

“Dejen la paz quieta” (Luis, 9 años, Quibdó). (En el libro Los niños piensan la paz)

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

MICHELLE OBAMA

Mujer más admirada en el mundo, según estudio de la firma Yougov. En Colombia es Caterine Ibargüen.

$titulo

ALIAS GARBANZO Y JONATHAN

Condenados a 30 y 36 años por asesinato de tres geólogos de la Continental Gold, en Yarumal.