<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
P. Hernando Uribe
Columnista

P. Hernando Uribe

Publicado el 26 de marzo de 2021

Jesús

Jesús despierta un interés creciente en el hombre del siglo XXI, aun en agnósticos y ateos. Su figura y su obra son motivo de admiración e imitación. Cuanto más misterioso, más atrayente se vuelve en su persona y en su obra, en lo que es y en lo que hace.

Cultiva la relación de amor consigo mismo, la autoestima; con los demás, sanando y salvando a quienes se acercan a él; con el cosmos, admirando la naturaleza y utilizándola en sus parábolas; y, sobre todo, con su Padre, haciendo unidad con Él, el secreto de su personalidad.

Cuando Juan (1,1) dice: “En el principio existía la Palabra, y la Palabra era Dios, y sin ella no se hizo nada de cuanto existe”, se refiere a Jesús. Y así, a su imagen y semejanza, el hombre es palabra, palabra que debe cultivar con esmero infinito.

Jesús vino a enseñarnos que la relación con Dios es personal, pues la persona es un ser relacional, y si no vive la relación con Dios, tampoco las demás relaciones encuentran su justa forma. El secreto de la grandeza de Jesús es la relación de amor con su Padre.

La personalidad de Jesús aparece en todo su comportamiento. En el maravilloso discurso de las Bienaventuranzas; en la pregunta ¿quién dice la gente que soy yo?; en la Transfiguración; y culmina en la Semana Santa, con su pasión, muerte y resurrección.

Jesús, el concierto de los conciertos, vive desconcertándonos. “Cristo, a pesar de su condición divina, no hizo alarde de su categoría de Dios; al contrario, se anonadó a sí mismo, y tomó la condición de esclavo. Y así, actuando como un hombre cualquiera, se rebajó hasta someterse incluso a la muerte, y una muerte de cruz” (Filp. 2,6-8).

Jesús aparece cada vez más como el modelo perfecto del ser humano. “Un mandamiento nuevo les doy, que se amen los unos a los otros como yo los he amado” (Jn 15, 12). “Como tú, Padre, en mí y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros” (Jn 17,21). Jesús nos mostró cómo el amor es la razón de ser de todo en el cielo y en la tierra.

Comentando el salmo 85, San Agustín escribió: “Jesús ora por nosotros, ora en nosotros, y a él se dirige nuestra oración. Ora por nosotros como nuestro Sacerdote; ora en nosotros como nuestra cabeza, y recibe nuestra oración como nuestro Dios. Reconozcamos en él nuestra voz, y su voz en nosotros”. Somos sus amantes por amarlo, y él nuestro amado.

Jesús, la respuesta sublime a la pandemia

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas