<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Eduardo Durán Gómez
Columnista

Eduardo Durán Gómez

Publicado el 26 de marzo de 2018

LA CAÍDA DEL GOBIERNO EN EL PERÚ

La renuncia del presidente Kuczynski del Perú, resulta ser una señal clara de que por más de que la corrupción quiera disfrazarse y arroparse con las gabelas del poder, el pueblo no traga entero y está dispuesto a pasar la cuenta de cobro, así se trate del propio presidente de la República.

El señor Kuczynski logró salir a salvo del debate que el año pasado le hizo el Congreso de su país, cuando hábilmente negoció con el movimiento opositor de Kenji Fujimori los votos que le hacían falta para ganar el debate, a cambió de expedir el indulto al padre de la jefa de la bancada, el exdictador Alberto Fujimori.

Pero la situación no fue atajada del todo y los movimientos cívicos del país tomaron la decisión de encender las alarmas y de ejercer una presión sobre la rama judicial, para que la investigación no parara y continuara destapando el verdadero fondo de la situación, frente al caso de los sobornos de la compañía brasilera Odebrech.

Así fue como el presidente llegó a la conclusión de que no tenía otra alternativa y que debía abandonar el cargo ante la evidencia de los hechos, como efectivamente se dio el martes último.

Este ejemplo debe servir a todo el continente, acosado horriblemente por el fenómeno de la corrupción, tal como se ha comprobado en Brasil, en donde los últimos dos presidentes están en manos de la justicia, y como está ocurriendo en Argentina con el proceso judicial a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La corrupción es un monstruo de mil cabezas que requiere siempre la presencia de unos organismos judiciales robustos y de una clase dirigente que no trague entero, frente a las evidencias sobre los abusos que se cometen.

Cuando la corrupción campea, la democracia es una farsa y los organismos de poder no son más que un instrumento ridículo que se coloca al servicio de los más rapaces para hacer de las suyas con los recursos del Estado.

Colombia es un país seriamente afectado por este fenómeno y en las mediciones internacionales que se hacen sobre la transparencia de los países, siempre sale mal librada, lo que significa que los instrumentos de justicia no son idóneos y que se requiere de herramientas que permitan la persecución efectiva de todos aquellos que han concebido el poder político como una oportunidad de enriquecimiento personal. (Colprensa).

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

TAXIS VERDES EN MEDELLÍN

Comenzaron a circular por la ciudad. Aunque por ahora son pocos, se espera el aumento de la flota.

$titulo

NARCOSEMISUMERGIBLE

De casi 20 m de largo, llevaba, según las autoridades, ocho toneladas de cocaína. Interceptado en Tumaco.