<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 20 de junio de 2019

La difícil tarea de elegir fiscal

Por Daniel González Monery

Universidad del Atlántico
Lic. Ciencias Sociales, semestre 8
moneri11@hotmail.com

El uribismo, de la mano de Iván Duque, regresó al poder con la promesa de modificar sustancialmente el acuerdo de paz firmado entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la ex guerrilla de las Farc. Una pieza fundamental de su estrategia consistía en tratar de deslegitimar la Jurisdicción Especial de Paz (JEP), el tribunal creado para juzgar el conflicto armado en Colombia y a los excombatientes, pero no contaban con el poco respaldo del Congreso que hundió de manera unánime las 6 objeciones presentadas.

Hasta ahora, el mejor refuerzo para obstaculizar el proceso de paz y desprestigiar la JEP había sido el exfiscal general Néstor Humberto Martínez. Resulta paradójico que ese exfiscal haya sido nominado (y elegido de una terna por la Corte Suprema) por el arquitecto del acuerdo, el expresidente Santos. Ahora, sin embargo, el panorama puede cambiar porque Martínez renunció a su cargo el pasado 15 de mayo.

Su renuncia, sumada al circo mediático en el que se ha convertido el caso Santrich, tiene al país en una crisis institucional de consecuencias impredecibles. La justicia colombiana agoniza, la credibilidad de la Fiscalía General de la Nación no llega al 40 por ciento y la primera ministra del gabinete de Iván Duque que cayó fue, precisamente, la de justicia.

El panorama empeora si consideramos el escenario de elección del nuevo fiscal. Duque deberá enviar una terna para que la Corte Suprema elija al sustituto de Martínez, y —siguiendo su línea política y la presión de su partido (Centro Democrático)— no es difícil afirmar que el presidente nominará candidatos que continúen enfrentándose a la JEP y obstaculizando el proceso de paz. Incluso, el expresidente Uribe declaró recientemente que la JEP debía derogarse.

La prioridad de Duque debería estar en encontrar a tres abogados penalistas —Martínez no lo era— que no tengan conflictos de interés relacionados con los casos más grandes de la fiscalía (como Odebrecht), y que no hayan mostrado públicamente aversión contra la JEP y el proceso de paz.

La ecuación es sencilla: hay que elegir a un fiscal que no utilice la fiscalía como sede de campaña, ni como un instrumento político para perseguir contradictores. En fin, un fiscal que cumpla la ley y haga su trabajo. Es menester seleccionar un fiscal que avance realmente en investigaciones para que el país recupere la fe en la justicia.

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

JUANES

Recibirá homenaje en los Latin Grammy y lanzará nuevo disco en noviembre: “Más futuro que pasado”.

$titulo

ROBAN AGUA EN SANTA MARTA

En una ciudad con grave crisis de suministro de agua, hay redes criminales que la roban. Inaudito.