<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 10 de agosto de 2019

La espectacularidad del terror

Por David González Escobar

Universidad Eafit
Matemática y Economía, semestre 6
davidgonzalezescobar@gmail.com

Más de 30 muertos dejaron dos tiroteos masivos en menos de 24 horas en El Paso, Texas y Dayton, Ohio, eventos escalofriantes que, si bien están lejos de ser percibidos como algo normal, su frecuencia en EE. UU. los ha transformado, preocupantemente, en algo común.

Muchos señalan que los datos de muertes por tiroteos masivos en Estados Unidos, en perspectiva, no parecieran ser muy alarmantes: tanto en 2016 como en 2017 se registraron alrededor de 40.000 muertes en EE. UU. a causa de armas de fuego, entre las cuales las víctimas de tiroteos masivos representan “apenas” unos 100 casos cada año, cifra lejana al 1 %. Los suicidios, como otro ejemplo, representaron más del 50 %.

Sin embargo, analizar el fenómeno de los tiroteos como un simple hecho estadístico es completamente erróneo: al igual que lo que ocurre con el terrorismo, el clima de alarma e inseguridad que logran crear hacen que su impacto sea mucho mayor al de un incidente violento cualquiera, con las imágenes macabras de personas en medio del pavor de los hechos resonando en la televisión, redes sociales y, más importante, en las intranquilas imaginaciones de gente común aterrorizada ante la posibilidad de verse envuelta en alguna situación semejante.

Esto es lo que hace de los tiroteos, y eventos con dimensiones de espectacularidad similares, un fenómeno tan difícil de combatir: quedar “inmortalizado” en una última hazaña es un incentivo demasiado grande para sus perpetradores, cuyo momento de “gloria” es amplificado todavía más por el cubrimiento mediático de los eventos que nace del mismo terror que generan, lo que a su vez crea un incentivo mayor para posibles futuros protagonistas.

Los ataques terroristas del Estado Islámico en Europa -muchas veces obra de pocos individuos, prácticamente imposibles de prevenir– crearon pánico globalmente y tuvieron cubrimiento mediático durante semanas. La serie de victorias en Medio Oriente que le están dando fin al Estado Islámico, un millonario y prolongado esfuerzo, a duras penas se mencionan. La guerra contra el terror es totalmente asimétrica.

Las laxas y a veces risibles normas de acceso a las armas en EE. UU. explican en gran medida la magnitud y frecuencia de sus tiroteos masivos. Sin embargo, ¿en verdad hay alguna manera de competirle a la espectacularidad que genera el terror?.

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

ANA MARÍA GIRALDO

La montañista manizalita sigue escalando las cumbres más altas. Ahora lo logró en Oceanía.

$titulo

TITO ALDEMAR RUANO

Colado en las listas que presentaron las Farc, pero no le sirvió. Será extraditado a EE.UU. por narcotráfico.