<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
P. Hernando Uribe
Columnista

P. Hernando Uribe

Publicado el 11 de octubre de 2019

La gratitud

Gratitud es reconocer que mi vida es un regalo, el regalo que soy sin ningún mérito mío. En el reconocimiento de este regalo consiste la Eucaristía, que es dar gracias por un buen regalo.

Es este el significado por excelencia de la Eucaristía, de modo que cuando celebro el rito eucarístico, estoy celebrando lo que soy, eucaristía. Y así, yo hago bueno el rito que celebro al expresar en él lo que soy: eucaristía. Los ritos sacramentales son modos del sacramento que soy yo, imagen de Dios.

El evangelio de Lucas habla de diez leprosos. El leproso era considerado un maldito, un excomulgado, por cuanto su enfermedad era vista como un castigo por su maldad, y así, debía vivir aislado de los demás.

Con todo, aquellos diez leprosos eran admirables porque sentían que su maldición tenía un límite, llamado Jesús, en quien veían el secreto de su sanación y salvación.

Un día, al darse cuenta de que Jesús iba a pasar, pusieron toda su confianza en él, cargada de cuanta fuerza bienhechora podía inspirarles ese ser adorable. Y así, al pasar Jesús, a distancia comenzaron a gritar: “Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros” (Lucas 17,13).

Al verlos, Jesús les dice que se presenten a los sacerdotes. Ni la más exuberante fantasía se imagina lo que sentirían aquellos leprosos al darse cuenta de estar “libres de su lepra”, como si volvieran a nacer. Para vivir derretidos de gratitud.

Uno de los diez leprosos “se volvió alabando a Dios a grandes voces y se postró rostro en tierra a los pies de Jesús dándole gracias”. Era un samaritano, un extranjero. Y Jesús pregunta dónde están los otros nueve. “¿Solo este extranjero volvió a dar gloria a Dios?”

La gratitud se fundamenta en la generosidad de parte y parte. Quien da es generoso, y quien es agradecido como reconocimiento de la generosidad del donante, es generoso también.

Sin luz, los ojos carecen de sentido, y sin sonido, los oídos carecen de sentido también. La gratitud es al corazón como la luz a los ojos y el sonido a los oídos.

El hombre es un ser de ritos, en los cuales celebra lo que es, sacramento del Creador. La Eucaristía es un rito sacramental, en el cual el creyente celebra lo que es: eucaristía, que es dar gracias por un buen regalo, la vida como dádiva.

¿No está representada en este cuadro la humanidad? Solo el diez por ciento cultiva el sentimiento de la gratitud, manifestación de su grandeza de corazón. La educación tiene aquí un largo camino por recorrer.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

ISAAC HEMPSTEAD-WRIGHT
La superestrella del Juego de Tronos vino al Comic Con y se abrió a conocer y disfrutar de Medellín.

$titulo

SENADORA MARÍA F. CABAL

Publicó un trino en el que presentó a conocidos youtubers como guerrilleros. Tuvo que disculparse.