<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Santiago Silva Jaramillo
Columnista

Santiago Silva Jaramillo

Publicado el 02 de julio de 2015

La inconstancia del “twitteractivismo”

¿Sabe usted en qué va el caso por la muerte del fiscal Alberto Nismar en Argentina? ¿Conoce si ya fueron liberadas todas las niñas secuestradas por Boko Haram en Nigeria? ¿Recuerda cuáles fueron las medidas prometidas por el Gobierno Nacional para aliviar la crisis alimentaria de los niños de la Guajira? ¿Tiene claro cuántos derrames de petróleo han ocasionado las Farc en las últimas semanas y en qué va su limpieza?

Sí no es capaz de responder con certeza a alguna -o varias- de estas preguntas, no se preocupe, nos pasa a todos: que sea difícil mantener el ritmo de la indignación, el galopante movimiento de las noticias en la era digital, cuando periódicos, noticieros, estaciones de radio, blogs y lo que se dice y se comparte en redes sociales suponen una avalancha de información constante en cantidad, pero distraída en seguimiento, en desarrollo de las historias.

De esta forma, la mayoría de nosotros nos la pasamos saltando de problema en problema para mantenernos indignados, para permanecer entretenidos. Porque nos aburrimos rápido, y esperamos a que venga la nueva noticia, a que llegue la siguiente indignación de la lista. Y ese es el principal problema, utilizar una fuente de entretención como nuestra conexión a los problemas sociales; como perros detrás de bolas de colores, nos distraen con cada nueva bola que sacan de la interminable piscina de pelotas de la realidad.

Y entonces solo atendemos las crisis, las emergencias, los Trending Topic.

Esto supone dos graves problemas para nuestra relación con la actualidad. La primera es el síndrome del “like”: participar y no hacerlo, darle “like”, “favorito” o “retuitear” algo que supuestamente apoyamos, recibiendo la inyección de endorfinas de sentir que ayudamos a algo con ningún o pocos efectos sobre el problema real. Los esfuerzos se pierden entonces -si es que existen- o no valen, así sean bien intencionados.

El segundo asunto es que el déficit de atención de las redes sociales -o mejor, nuestra baja capacidad de hacerle seguimiento a un tema en el tiempo- suele ser injusto con lo importante en su predilección por lo espectacular o lo impactante. Así, dejamos de lado -o solos atendemos superficialmente- problemas que merecerían toda nuestra atención, porque siempre hay algún nuevo video, declaración o evento que nos distraerá del problema original y su inevitable estancamiento.

La mejor manera de entenderlo es ver una serie de televisión, cuando la trama se vuelve lenta y los personajes repetitivos, las personas perdemos el interés y seguimos adelante. Igual es con los problemas sociales en la era digital, el problema es que “seguir adelante” en la vida real tiene profundas consecuencias.

La idea no es perder el “twitteractivismo”, sino dirigirlo mejor, ser responsables con nuestras causas, hacer un mejor seguimiento a nuestras discusiones y apropiarnos de nuestras ideas. Porque tiene que haber una mejor manera de comportarnos y relacionarnos con las crisis y problemas de la actualidad en las redes sociales y los medios electrónicos.

Fallar en esto es asumir que está bien que, por ejemplo, de las 276 niñas secuestradas en abril de 2014 por el grupo islamista Boko Haram, todavía siguen en su poder al menos 219, y que nadie esté hablando de eso.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

PASCUAL RUIZ URIBE
El reconocido artista recibirá la Orden Mariscal Jorge Robledo, categoría oro, de la Asamblea Departamental.

$titulo

CIFRAS DE DESPLAZAMIENTO
En 2019, según la Defensoría del Pueblo, más de 15 mil personas han sido desplazadas forzosamente.