<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 09 de febrero de 2019

La muerte no sabe de discriminación

Por María Camila Ballesteros G.

Universidad Católica Luis Amigó
Facultad Com. Social. 8° semestre
maria.ballesterosga@amigo.edu.co

Como ciudadana de Medellín y periodista, me siento con la responsabilidad de hacer un alto en el camino y reflexionar respecto a la situación actual. Hay un pensamiento que no deja de pasar por mi mente, ni mucho menos me deja dormir: la violencia e inseguridad no discriminan si usted es un ilustre personaje de la alta sociedad, famoso, ejecutivo, obrero, madre soltera, padre, hijo o hermano. La inseguridad permanece ahí, latente día a día, dispuesta a arrebatarnos la tranquilidad y la idea de lo que normalmente pensamos: “eso le pasa a otros, no a mí ni a los míos”. Erramos creyendo que somos inmunes. Pero, ¿y si la víctima del lamentable episodio ocurrido anteayer en el barrio El Poblado no hubiera sido Legarda?, un joven con metas, sueños y promesas por cumplir como muchos otros; ¿si en su lugar hubiese sido usted o alguien de su familia?

Ciertamente la muerte de los demás sí nos toca, nos duele y hasta nos hace conscientes de lo afortunados que somos porque la violencia, en muchos casos, no nos ha permeado directamente. Pese a eso, el sentimiento se disipa con el paso de los días.

Es inevitable para mí pensar que mi familia y yo estuvimos a tres escasas cuadras del lugar de los hechos. Quince minutos antes del suceso, mi madre caminaba cerca al lugar, en función de sus quehaceres, como cualquier otro ciudadano promedio; y pensar que estuvimos expuestas a esa desafortunada atrocidad, sólo me hace cuestionar el tipo de sociedad que estamos alimentando, llenándose de orgullo con la práctica de actos como la mal llamada “malicia indígena”, hasta tener comportamientos como si fuesen dioses y creerse que pueden vulnerar la tranquilidad de otros y disponer de sus vidas haciendo justicia por cuenta propia.

Y sí, es frustrante que en Medellín se realicen en promedio 89 robos al día y tengamos un alcalde que siempre diga: “Estamos trabajando por la ciudad”, pero que solo no puede. Necesita de nuestro compromiso, porque ni siquiera con los cientos de millones de pesos que invirtió en la compra de un helicóptero para apostarle a la seguridad, pudo prever que la vida de alguien que nada tenía que ver con un hurto, le fuera arrebatada de quienes lo amaban. No podemos darnos el lujo de creer que una vida puede costar menos que algo tan reemplazable como lo material.

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

EDGARDO RODRÍGUEZ JULIÁ

Escritor puertorriqueño, ganador de la cuarta edición del Premio León de Greiff al mérito literario.

$titulo

DEPREDADOR DE INTIMIDAD

Un colombiano fue capturado en Madrid por grabar ilegal y subrepticiamente a cientos de mujeres.