<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
David Santos Gómez
Columnista

David Santos Gómez

Publicado el 07 de mayo de 2019

Las esquinas que se tocan

Los dos presidentes más despreciables de Suramérica se sientan en esquinas ideológicas opuestas. Nicolás Maduro, en la izquierda recalcitrante y torpe y corrupta y abusiva que destroza a Venezuela; y Jair Bolsonaro, en la extrema derecha xenófoba y racista y machista que atemoriza a Brasil. Ambos -que dicen odiarse entre ellos- cada tanto se parecen y se imitan, cómo reflejándose mutuamente en un espejo invertido. Y se vuelven iguales, ratificando esa vieja máxima que reza que los opuestos se tocan.

Con frecuencia la similitud tiene más de forma que de fondo. Los discursos coléricos enfocados en la animadversión por la diferencia e insistentes en la división de la población entre seguidores y opositores, buenos y malos, nacionalistas y traidores a la patria. En otros momentos, sin embargo, coinciden en la sustancia, con políticas publicas que parecen calcadas entre ellas a pesar de representar credos incompatibles. La última semejanza es más de este tipo: tanto Maduro como Bolsonaro han declarado la guerra a las ciencias sociales.

En junio del año pasado el venezolano aseguró sin sonrojarse que no es posible que las universidades gradúen a decenas de miles de profesionales en “carreras que no tienen nada que ver con el desarrollo del país”. Que, sin importar aptitudes o empatía, los bachilleres deben irse por lo técnico o lo agrícola o la educación o la salud. Lo demás, dicen en Miraflores, es desperdicio.

Al otro lado del espectro Bolsonaro piensa igual. En Brasilia ya se propone por ley disminuir considerablemente la inversión en carreras como filosofía o sociología para enfocarse en aquellas profesiones que, como la ingeniería o la medicina, “generan un retorno inmediato al contribuyente”. Sea como muestra de viejas formas comunistas ya fracasadas o como reflejo de un capitalismo salvaje que solo busca el reintegro monetario; ambas decisiones dejan claro que los extremos políticos latinoamericanos temen a lo mismo. Mueren de pánico frente a juventudes con pensamiento crítico que reflexionen, cuestionen y propongan otras vías. Quieren dormir a toda una sociedad e impedirle la apertura de mente que representan las humanidades.

Son unos dementes que pretenden decirnos qué pensar, qué debemos decir y qué callar. En últimas -en el colmo de la aberración- a qué le podemos dedicar nuestra vida. Y en eso no hay distingo de color político, porque es el manual simple del autoritarismo. El desprecio absoluto por las libertades.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

PARQUE EN LA SEBASTIANA

Un nuevo parque deportivo en el barrio La Sebastiana, de Envigado, al servicio de la comunidad.

$titulo

PEDRADA HIERE A PASAJERA

Una pedrada desde el puente Madre Laura a un vagón del Metro causó heridas a una pasajera.