<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Juan Gómez Martínez
Columnista

Juan Gómez Martínez

Publicado el 13 de junio de 2019

Libre desarrollo

Yo, que tengo formación matemática, que quisiera que todas las cosas fueran precisas, sin interpretaciones, no entiendo cómo se pueden torcer las leyes y los principios para hacer o permitir que las cosas se hagan como se quiera y no como deben ser, como pasa ahora en Colombia.

La producción de coca está prohibida, pero se permite al no aceptar la aplicación del glifosato para erradicarla y, más bien, se prefiere que asesinen a las personas que se atreven a hacer la erradicación manual. Con esa tolerancia, se está acabando con los bosques nativos, con la selva virgen, con la salud y vida de la juventud del mundo.

Hay unos términos y frases en la Constitución y en las leyes que permiten interpretaciones contrarias a lo que se pretendió. En la Asamblea Constituyente aprobamos unos artículos, de la más buena fe, que se han torcido gracias a las interpretaciones para favorecer el desorden y, muchas veces, el delito. Así no se puede llevar un país hacia un futuro mejor.

¿Cómo es que la Corte Constitucional aprueba el consumo de drogas prohibidas y el consumo de licor en lugares públicos, con perjuicio para el resto de la gente, con el argumento del libre desarrollo de la personalidad? Ese es un verdadero atentado contra la población sana y decente.

Ese tal libre desarrollo de la personalidad, que por desconocimiento de las interpretaciones malignas ayudé a aprobar en la Asamblea Constituyente, ha traído todos los males a Colombia. Un término inocente que, mal interpretado, hace el mayor de los males.

Confieso que no me debería quejar por esas interpretaciones porque a mí me sirvió en una oportunidad. Cuando era gobernador de Antioquia, un periodista me informó que unos estudiantes de la Universidad de Antioquia estaban en huelga de hambre y me preguntó que yo qué iba a hacer. Le contesté que nada y le agregué: ¿Eso no es lo que llaman el libre desarrollo de la personalidad? Si quieren comer, que coman. Si no quieren comer, que no coman, ese es un acto voluntario en el que yo no puedo intervenir. Nunca más supe de la tal huelga.

Lo que autorizó la Corte sería lo mismo que autorizar bajarse los pantalones y hacer sus necesidades en un parque público. Eso, según la Corte, no afecta a nadie y libra al sujeto de un futuro problema de salud. O también se podría tolerar, de acuerdo con el libre desarrollo de la personalidad, hacer el amor en el parque público, no afecta a nadie, no hace daño y los actores calman sus deseos.

Acepto los errores que cometimos en la Constituyente de muy buena fe, por lo menos en mi caso, pero reconozco que me equivoqué en el tema del libre desarrollo de la personalidad y en otros.

Por ejemplo: cuando se trató el tema de la no extradición, voté a favor de no permitirla. Presenté una constancia verbal y dije que ya que habíamos mejorado la justicia colombiana, no habría necesidad de extraditar a nadie y que se juzgaran en Colombia. Hoy me arrepiento.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

EGAN BERNAL
Campeón en Vuelta a Suiza y ahora entre los favoritos para ganar el Tour de Francia, sin Chris Froome.

$titulo

ROBOS EN LA CASTELLANA
Los ladrones tienen azotada a la comunidad, en especial comerciantes, de ese sector de Medellín.