<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Alberto Velásquez Martínez
Columnista

Alberto Velásquez Martínez

Publicado el 05 de junio de 2019

¿Lo mismo que antes?

Hace 70 años el Congreso, la prensa nacional y las jerarquías partidistas, abundaban en agravios para referirse a sus contradictores. Aquel lenguaje desbordado de pasiones, generó una explosión de revanchismos que estimularon la violencia política. Esta vino a apaciguarse con el Frente Nacional. Una criatura que si bien propició la caída de la dictadura militar y anestesió las injurias de conservadores y liberales por la lucha del presupuesto nacional, tuvo su costo para la democracia al congelar, con la alternación exclusiva de rojos y azules en el poder, el protagonismo de nuevas colectividades y asordinar el control político, lo que aceleró la corrupción administrativa.

En aquellos tiempos azarosos Laureano Gómez vociferaba que era necesario “hacer la república invivible”. Y el congresista santandereano Ordoñez Quintero, retaba al ministro Urdaneta Arbeláez, “a un duelo a machete”. El senador paisa Gilberto Moreno pregonaba que “el liberalismo estaba armado y si no ganaba las elecciones se iría a la guerra civil”. El parlamentario Serrano Blanco respondía que, “en el liberalismo nadie era virgen, ni la madre, ni la esposa, ni la hija”. Era una tormenta de locuras, agravios que no solo condujo a la balacera con muerto en la Cámara de Representantes, sino que replicado por las transmisiones radiales dejó en fondas y veredas a través del alcohol, altos saldos de parroquianos asesinados.

Ahora algunos de estos agravios se reeditan. Parte estimulados por el caso “Santrich”, que ya tiene “mamados” como monotema de discusión a los colombianos sensatos. Y otros por cuenta de un Plebiscito mal cosido y peor remendado que dejó una serie de disposiciones abiertamente contradictorias para la búsqueda de una paz cierta que cobijara todo el territorio nacional.

Las invectivas se mueven como el viento. Soplan en todas direcciones. Se llevan de calle la justicia, la sensatez y la racionalidad. Se evidencian al escuchar la radio en las mañanas, tanto las manifestaciones calenturientas y sectarias de entrevistados como la radicalización de conductores de opinión. No faltan los columnistas, que le dan no solo brillo al idioma sino municiones a la polémica. Parecería que quisieran, con sus desbordamientos conceptuales, la destrucción del actual sistema de gobierno.

María Jimena Duzán, una muestra al azar, injuria: “Uribe (Álvaro) sí que es un tremendo orangután con sacoleva. Lo que pretende es acabar con la JEP porque le teme a la verdad. Quiere acabar con la Corte Suprema de Justicia para que no lo sigan investigando...”. Y le hace la segunda el exfiscal Eduardo Montealegre cuando llama a Uribe “titiritero y expresidente acorralado por su pasado, por el fantasma de los crímenes internacionales que cometió y que ahora pretende ocultar con su política de sangre”. ¿Es esto periodismo de opinión? Que controviertan, pero con argumentos y no con injurias.

¿Están el régimen de libertades, los gobiernos democráticos y antípodas del populismo, con esta intolerancia y radicalización desmesurada en su clase dirigente, devorándose a sí mismo, para abrir el camino a la extrema izquierda? Opinamos que con estas divisiones suicidas amasadas con la agresividad de quienes han vivido del y en el sistema, en poco tiempo podríamos estar bajo el poder del más aventurero de los populismos.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

SELECCIÓN COLOMBIA

Seguro, ordenado y calculador, el equipo de Carlos Queiroz empezó la Copa América con pie derecho.

$titulo

CLAUDIA PALACIOS

La periodista publicó una columna sobre migrantes con apuntes calificados de xenófobos. Le llovieron críticas.