Arturo Guerrero
Columnista

Arturo Guerrero

Publicado el 16 de enero de 2019

Los líderes y el tupido velo

¿Qué más se puede escribir contra los asesinatos de líderes sociales? Tal vez que el problema no reside en los que disparan sino en los que les pagan a los que disparan. Dos o tres milloncitos por cada homicidio no restan mucho a las arcas de los financiadores del horror.

Muchos lamentos surgen ante la contabilidad de los caídos. Algunos de estos merecen cortas reseñas sobre sus vidas y milagros. Un énfasis lacrimoso recorre estos recuentos y reclamos. Pero pocos se atreven a correr el tupido velo y echar ojo a lo que hay detrás del exterminio.

Los que reparten el dinero a los sicarios tal vez son simples funcionarios, empleados de los verdaderos ejecutores. El país es veterano en estas modalidades de asociación para delinquir y nunca jamás ser descubiertos.

Existen pistas de a quiénes interesan las muertes de personas que defienden las parcelas campesinas. ¿Cui prodest? preguntaban los romanos cuando querían esclarecer un crimen: ¿a quién favorece? ¿A quién beneficia? inquiría Séneca.

La sinsalida llega cuando es difícil individualizar a estos beneficiarios. Cuando estos no son uno o dos o tres, sino un combo extendido por cuatro o cinco regiones del mapa nacional. Es decir, cuando estamos ante una colectividad que se identifica en una fórmula probada y asegurada desde el siglo antepasado.

En este caso la justicia es miope o se hace la ciega. No solo a causa del poderío económico, político y marcial de ese conjunto de favorecidos por el crimen. Es más problemático. El asunto se complica ante la sospecha de estar frente a la consolidación de un sistema de hacer las cosas, es decir, de una política. Y si hay una política, hay una intención, una programación, una organización.

La Fiscalía afirma que los culpables son grupos armados ilegales, con lo cual se queda en el nivel de los gatilleros. Otra visión habla de una conexión ineluctable con sectores incrustados en los tres poderes de la democracia.

¿Pruebas? Aparecerán en el siglo XXIV, si acaso entonces subsiste algo de lo que llamamos Colombia. En ese momento los huesos de víctimas pasmadas y de victimarios exonerados crujirán en los vecindarios de sus cementerios. Por fin la tierra quedará bien repartida. Y el tupido velo se correrá para dejar ver la causa impenetrable de las lágrimas de hoy.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    KAREN UHLENBECK

    Matemática estadounidense. Primera mujer ganadora del premio Abel, considerado el Nobel de esta disciplina.

    $titulo

    HENRY CASTELLANOS GARZÓN

    Alias “Romaña”, de las Farc, no compareció ante la JEP a una citación que tenía el pasado miércoles.