<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Humberto Montero
Columnista

Humberto Montero

Publicado el 20 de octubre de 2020

Los “quemaiglesias”

Con el coronavirus circulando descontrolado por toda Europa, permítanme que esquive el monotema y me centre en las similitudes entre la extrema izquierda o derecha y los matarifes islamistas que van por ahí degollando profesores por la tremenda blasfemia de enseñar unas caricaturas. Les recuerdo lo ocurrido en Francia el pasado viernes. Samuel Paty, un profesor de Geografía e Historia de 47 años, fue decapitado en la periferia de París a manos de un checheno de 18 años con estatus de refugiado por mostrar a sus alumnos de 13 años una caricatura de Mahoma en una clase sobre libertad de expresión en la que se dio la opción de abandonar el aula a los alumnos que no quisieran quedarse.

En primer lugar, cabe reseñar para todos los que se creen brazos ejecutores de Alá que, si Dios hubiera considerado una ofensa la exhibición de una caricatura de Mahoma o del “sursum corda”, él mismo se habría ocupado del asunto. Así que quienes actúan como si fueran Dios, interpretando su voluntad, son herejes y enemigos de la voluntad divina, cuyo bien más preciado es la vida.

En segundo lugar, ese desgraciado matarife que arderá en el infierno a menos que se haya arrepentido de su crimen debiera haber mostrado algo de agradecimiento al país que le otorgó refugio. Porque, a menos que uno sea un maleducado y un malparido, donde fueres haz lo que vieres. Y si no te gusta la libertad de expresión, tienes mil lugares donde irte a pasar los pocos años de vida que tenemos en la Tierra sin poder abrir la boca, desde Arabia Saudí hasta Cuba pasando por Corea del Norte, Afganistán, Venezuela o la misma Chechenia.

Pero cuidado. No confundamos la libertad de expresión con el delito. Porque no es lo mismo mostrar una viñeta de Mahoma -en las que, por cierto, son los terroristas los ridiculizados, no el profeta- o hacer una sátira de Cristo que andar quemando iglesias. Eso es lo que ha ocurrido en Chile, donde a los extremistas radicales de izquierda, cuyo nivel de intolerancia está a la par con el de los islamistas, redujeron a cenizas la Iglesia San Francisco de Borja, utilizada por el cuerpo policial de Carabineros para sus ceremonias, y horas más tarde la Iglesia de la Asunción, una de las más antiguas de la capital chilena, con más de un siglo y medio de antigüedad.

Ambos templos se encuentran en los alrededores de Plaza Italia, el epicentro del llamado “estallido social” y que el pasado domingo fue escenario de una de las concentraciones más masivas en lo que va de año. La iglesia de San Francisco de Borja fue también saqueada y algunas de sus imágenes religiosas fueron quemadas en la calle, mientras que la de La Asunción vio cómo su cúpula caía al suelo consumida por las llamas. Los “quemaiglesias” aprovecharon la inacción policial para saquear además varios comercios porque, oye, ya que estamos nos damos al pillaje.

Me gustaría ver a esos jóvenes antisistema en Riad o en La Meca. Quisiera ver cómo expresan allí su descontento social y queman mezquitas. Creo que su escaso valor solo les daría para inclinarse ante el último mono de la familia real saudí y lamer la suela de sus zapatos.

La razón no tiene dueño, pero está más cerca siempre de la tolerancia y del respeto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

YANETH LONDOÑO

Se convierte en la primera mujer que preside la Junta Directiva de la Andi en Antioquia.

$titulo

MINAS ANTIPERSONA

Más de 650 militares han sido víctimas de estos artefactos tras la firma del acuerdo de paz.