<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Invitado
Columnista

Invitado

Publicado el 15 de agosto de 2019

Muchos perros, pocos niños

Por Armando Estrada Villa
aestradav@une.net.co

Camino sábados y domingos, en mañanas y tardes, por La Castellana, Nueva Villa de Aburrá, Laureles, Belén y La América. Por donde quiera que vaya veo cantidades de perros de todas las razas, colores y tamaños. Los veo conducidos con cariño y paciencia por hombres y mujeres de todas las edades, llevados por la correa, sueltos, cargados o en coches. Los veo en calles, avenidas y parques, en la plaza de mercado de La América, en los supermercados Olímpico, La Vaquita y D1 y en la puerta de las iglesias Santa Gema, Santa Teresita, la Consolata y Nuestra Señora de los Dolores.

Situación que no sorprende porque, según el Dane, en Colombia las mascotas, perros en su mayoría, alcanzan 5 millones y 3.5 millones de hogares, esto es, el 30 % tienen una. O, en otros términos, seis de cada diez hogares tienen animales de compañía. Soy consciente de la enorme utilidad del perro en tareas de vigilancia y de lo mucho que significan las mascotas para sus amos con quienes juegan, se divierten, reciben afecto y les proporcionan un impacto positivo en su salud física y mental.

Llama la atención la tolerancia de quienes conducen los perros con todo lo que el animal hace. Si corre, juguetea, se arrastra, pelea, ladra, hace sus necesidades, en fin, cualquier cosa a la que su instinto lo impulse, cuenta con la comprensión y aprobación de quien lo saca al paseo matinal o vespertino. Se adaptan con facilidad a lo que el perro realiza. Si el perro camina despacio, el que lo lleva camina despacio, si corre, el que lo lleva corre. Más que llevar las personas al perro es el perro el que las lleva a ellas.

Es tal la preeminencia de los perros, que en los parques donde los concentran, quienes los conducen a veces no se conocen por el nombre propio, y es corriente oír que llegó la señora o el señor de Pirulo, Princesa, Rambo, Perla u otro apelativo, en vez de Guillermo, Juan, María o Luisa.

De mi parte, echo de menos que se vea poco a personas con niños recorriendo las vías. Mientras la presencia de perros es evidente, la ausencia de niños sorprende. Y es que no puede desconocerse que para un infante sacarlo a la calle colma su curiosidad y afán de conocer. Impresiona, sí, que los únicos niños que se ven, sobre todo en las puertas de las iglesias, son niños venezolanos, que, junto con sus padres, imploran la caridad.

Si acaso se ve un niño colombiano acompañado de un mayor, casi siempre van de prisa, pues quien lo lleva tiene algún compromiso. También la diferencia del lenguaje dirigido a perros y a niños es notable: con el can es permisivo e indulgente y con los infantes es exigente y amenazante. Por ello, es común escuchar: “Para dónde vas. Quédate quieto. No te muevas”, se le dice al párvulo si se desplaza. “No te pares ahí. Qué estás viendo. Muévete”, se le expresa al menor si se detiene.

Debo confesar que me inquieta saber si para el progreso social es mejor que aumente la población canina más que la población humana como ocurre hoy y si el gran interés por las mascotas, por encima o igual que por los niños, contribuye a generar una mejor sociedad.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

OLGA NEUWIRTH

La Ópera de Viena deja atrás su tradición excluyente y presentará la obra musical de esta mujer.

$titulo

DRON ATRAVESADO

Un dron obligó el cierre durante 20 minutos, el pasado jueves, de operaciones en el José María Córdova.