<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Humberto Montero
Columnista

Humberto Montero

Publicado el 11 de junio de 2019

Nadal vs. Robespierre

Aún jadeante, nada más conquistar su duodécimo Roland Garros en París y colocarse con 18 grandes a solo dos Grand Slam del suizo Roger Federer (20), Rafa Nadal comparece ante las cámaras de Eurosport. Lo entrevista Alex Corretja, que sabe lo que cuesta ganar la Copa de los Mosqueteros sobre la arcilla parisina. No en vano, Corretja llegó a dos finales de Roland Garros. Perdió ambas. Tras analizar el partido y alabar a su contrincante por segundo año consecutivo en las finales de París, el austriaco Dominic Thiem, Nadal responde a la siguiente cuestión.

– ¿Alguna vez soñaste de niño con esto?

– Ganar 12 títulos aquí es algo que no se puede explicar. Es imposible soñar con ello. Cuando era niño ni siquiera soñé con ganarlo una vez. En ese momento, solo pensaba en el siguiente entreno y en el siguiente torneo. En el campeonato de España. Hubiera sido ingenuo pensar en otra cosa. Con el tiempo, se han ido dando las cosas. No ganar no es un drama. Lo que sí es complicado es lidiar con los problemas físicos– respondió con una naturalidad aplastante el tenista manacorí. Así es Rafa Nadal. Un ejemplo en el deporte y fuera del deporte. Un profesional 24/7 desde los diez años.

De su dimensión deportiva, que le coloca en el Olimpo de los dioses, dan buena muestra los números: el jugador más joven en ganar el Golden Slam (los cuarto grandes más el oro Olímpico); el rey de París, con el doble de Roland Garros que una leyenda de la tierra batida como el sueco Björn Borg; el segundo con más Grand Slam, a solo dos de Federer y tres por encima de Djokovic; tres veces ganador del US Open, dos de Wimbledon, la primera, en 2008, contra Federer, en uno de los partidos de tenis más memorables de la historia sobre hierba: casi cinco horas épicas de tenis con un desenlace en el quinto set favorable a Nadal por 9-7 mientras la noche caía sobre Londres; un Abierto de Australia, el jugador con más máster 1.000...

Sin embargo, la dimensión humana de Nadal, inseparable de la deportiva, es aún mayor. Alguien que lleva la humildad y la sencillez a gala en los tiempos en que los grandes futbolistas y deportistas en general se pavonean y hacen ostentación constante de sus ganancias. Un caballero de la cabeza a los pies, de los que aprietan los dientes cuando caen y aprenden de la derrota con elegancia (cuatro abiertos de Australia, tres Wimbledon y un Flushing Meadows por el camino).

Porque a muchos incluso nos gusta más Nadal cuando pierde que cuando gana. Ni una mala palabra sobre el rival o sobre los jueces de línea y de pista. Siempre franco y directo; sin miedo a mojarse en temas conflictivos, sean políticos, sociales o deportivos; siempre dispuesto a echar una mano, como cuando se arremangó para ayudar en las riadas que sufrió la isla de Mallorca en el invierno de 2018 y en la que murieron 13 personas. Nadal pidió a la prensa que le dejara trabajar en las tareas de limpieza y que diera el protagonismo a los afectados. Donó un millón de euros a la localidad más afectada.

Nadal es tale nto, como el de Federer o Messi, pero además es perseverancia. Nadal es uno de los nuestros. Un currante. De los que se levanta bien temprano y no para de golpear bolas hasta que revienta. Con la cabeza siempre en su sitio: familia, trabajo y amigos de siempre.

En esta era hedonista y barriobajera, donde cualquier imbécil se cree con derecho a criticar a quien triunfa, y son millones los que inutilizan las redes sociales para despotricar y extender su veneno, aún hay hombres excepcionales. Decía Robespierre, el de la guillotina, aquello de “tráiganme al hombre más puro de la Tierra y encontraré motivos suficientes para hacerlo ahorcar”. Se equivocaba, al rey de la tierra no hubiera podido tocarle ni un pelo .

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

ESTEBAN MEJÍA MORALES
El joven ciclista quindiano, 12 años, batió tres récords de competencia en pista, en Cochabamba, Bolivia.

$titulo

ATAQUE A CASA DE OFICIAL
Vándalos incendiaron al término de una manifestación la casa del comandante de la Policía de Risaralda.