<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Juan José García Posada
Columnista

Juan José García Posada

Publicado el 06 de mayo de 2019

NO SEA QUE NOS ECHE EL ENSANCHE

En una ciudad tan compleja y contrastada como esta de Medellín no es posible definir si la administración ha tenido más aciertos que disparates. Muchos errores y desatinos pueden ser leves, pero sobresalen porque incomodan a cada paso y están a la vista de todos, mientras hay avances que pasan inadvertidos a pesar de su importancia trascendental. La inseguridad galopante, la inequidad que abruma y las crecientes limitaciones a la movilidad, el estrechamiento absurdo de calles alternas para estorbar con materas, más el asedio fastidioso con las fotomultas causan un estado de malestar permanente. Y la culpa solemos atribuírselas al Alcalde y sus colaboradores. ¿A quiénes más?

Al tiempo, el paso hacia el futuro que se ha dado en estos días con el nuevo centro para la Cuarta Revolución Industrial y la robotización sobreviniente, la oferta de 3.500 becas para educación tecnológica y la invención de nuevos oficios útiles y lucrativos, la ampliación de la cobertura en escolaridad, el embellecimiento del centro proyectado a imagen y semejanza de Pilar Velilla, se invisibilizan o se ignoran porque se catalogan como realizaciones obvias, esperadas, normales y que no necesitan reconocimiento porque ya sabemos que la capital de Antioquia está sincronizada con otras ciudades globales con las que se comparten problemas y soluciones.

Quienes aspiren a la Alcaldía deben tomar nota, sin arrogancia, sin ignorar las quejas de la gente: Una administración, por bien intencionada y consagrada que sea, y la de Federico Gutiérrez lo ha sido, no debe subestimar el sentido común. Está bien que se esmere por organizar una ciudad con buena imagen ante el mundo, que atraiga a los visitantes, que haga amañar a los viajeros en vacaciones, que llene los hoteles y restaurantes y colme el comercio. Pero sin que los habitantes de toda la vida nos sintamos extraños, forasteros en un entorno que teníamos por propio, acosados y con ganas de emigrar porque se nos somete al asedio de múltiples experimentos de ingeniería social que no se compadecen con nuestra calidad de contribuyentes puntuales, usuarios responsables de los servicios, respetuosos de las normas cívicas y con derecho a que se admitan nuestros reclamos y lo de contar con vos no sea un simple eslogan propagandístico sugestivo pero ilusorio.

Los precandidatos que han empezado a figurar parecen mucho más preocupados por los avales, las firmas, los realities y sondeos para ser escogidos, pero hasta ahora no han mostrado interés en proponer proyectos audaces y convincentes de ciudad, que sigan impulsando el progreso, que eviten los disparates y absurdidades y, sobre todo, que no nos hagan sentir acosados a los ciudadanos de más de medio siglo, como si tuviéramos que resignarnos a que más temprano que tarde nos echará el ensanche.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

METRO: MUJERES SEGURAS

Bienvenida la campaña del Metro de Medellín para protegerlas de acosos y abusos en el sistema.

$titulo

ROBOS VÍA VENECIA-BOLOMBOLO

La noche del martes pasado se registró un hurto a los pasajeros de ocho vehículos en ese trayecto.