<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Anacristina Aristizábal Uribe
Columnista

Anacristina Aristizábal Uribe

Publicado el 28 de mayo de 2019

Oxígeno para el futuro

“Vean muchachos, estos árboles son la vida”, dice Juan José, de 26 años, a su público que, atento y en cuclillas, lo mira sin perderle movimientos. Son las 4 de la tarde en las inmediaciones del aeroparque Juan Pablo II, de Medellín. El muchacho tiene en sus manos un árbol llamado “Aceite de María” y se dispone a sembrarlo. Lo rodean 6 chiquillos entre 3 y 7 años, transeúntes espontáneos que pasaban por el lugar y al joven se le ocurre la idea de que todos los niños pongan su mano derecha en el árbol y entre todos lo siembren con cuidado.

Es la imagen de la esperanza, pienso. Y tomo una foto. La guardaré para mi álbum del futuro, o para cuando piense que en Medellín la gente es indiferente; o que la juventud es apática, o cualquier bobada de esas que cada rato embrolla la mente debilitada por las noticias aterradoras. Estoy presenciando una tarde de trabajo del colectivo Yo Siembro a Medellín, una idea ejecutada por Carlos Andrés David, un pelao que a los 22 años, gracias a las clases de la universidad (UPB), entendió y decidió que su vida tenía que encaminarse a hacer algo por la ciudad cuando sonaron las primeras alarmas de la contaminación del aire, hace tres años, y se supo que había un déficit de 700 mil árboles.

Esa problemática lo impulsó, junto con amigos y hoy voluntarios que se han sumado, a involucrarse en la participación ciudadana para la solución de problemas. Entendieron que no hay que esperar a que el gobierno local lo haga todo.

Al principio, Carlos Andrés acudió a la Alcaldía, pues muchas veces los ciudadanos de a pie plantean con mayor agilidad y celeridad soluciones inmediatas a los problemas urgentes. Pero no lo apoyaron, creían que buscaba dinero. Infortunadamente la burocracia y el papeleo impiden que el Gobierno sea capaz de acoger la participación voluntaria de los ciudadanos o, algo peor, cuando reacciona y ve los evidentes resultados, la intenta aprovechar para sumar a sus indicadores de gestión. Cuando eso pasó, Yo Siembro a Medellín ya tenía el apoyo de la empresa privada. Ahora Carlos Andrés, Juan José y todo el grupo de voluntarios, han tapizado a Medellín con más de 4.100 árboles. Ojalá que la gente no los robe, no los destruya, los cuide y entienda que es el oxígeno para el futuro.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

BECAS EN MEDELLÍN

El Municipio entregó un balance de este cuatrienio, de 23 mil becas para jóvenes en técnicas y tecnologías

$titulo

JORGE ENRIQUE AGUILAR R.

Exparamilitar condenado a 26 años de prisión por muertes y desapariciones en la comuna 13 de Medellín.