<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 14 de octubre de 2019

Pídanle cuentas a Trump

Por TERRI SEWELL

No he venido a apoyar una investigación de impugnación a la ligera. He sido un participante renuente en esta investigación, no porque apruebe la conducta del presidente, su tono o su división, sino porque creo que la impugnación debe seguir siendo un último recurso, reservada para situaciones en las que la seguridad del pueblo estadounidense y la integridad de nuestra democracia está indudablemente en riesgo. Ahora creo que lo están.

Está claro que el presidente, por su propia admisión, ha puesto en peligro nuestra seguridad nacional y la base misma de nuestra democracia, dejando al Congreso ninguna otra opción que seguir adelante con una investigación, independientemente de si esta investigación es políticamente o no inteligente. El Congreso tiene el deber con el pueblo estadounidense, con nuestros padres fundadores y con nuestra Constitución de seguir los hechos de esta investigación a donde conducen, reinvirtiendo nuestra fe en el sistema para que funcione como estaba previsto.

Al crecer en Selma, Alabama, zona cero para la lucha por los derechos civiles, me recordaban todos los días el poderoso cambio que se puede lograr trabajando dentro del sistema. Mi iglesia natal, Brown Chapel A.M.E., es donde el reverendo Dr. Martin Luther King Jr. planeó las marchas de Selma a Montgomery y donde los manifestantes se refugiaron el Domingo Sangriento; en el Puente Edmund Pettus, que se cierne sobre el centro de Selma, mi colega y mentor, el Representante John Lewis, fue golpeado con lumas. Raramente había una reunión familiar o una función de la iglesia que no incluyera a los orgullosos participantes del movimiento, sus historias contadas y vueltas a contar como un recordatorio para todos nosotros de lo que los estadounidenses comunes son capaces.

Cuando pensamos en el movimiento de derechos civiles, frecuentemente es dentro del marco del coraje individual. Contamos las historias de Rosa Parks que se negó a dejar su asiento en un bus o los nueve niños en Little Rock que caminaron lentamente por medio del furioso tumulto de blancos gritando insultos, escupiendo y tirando piedras, sus hombros erguidos y cabezas en alto. Con razón elogiamos estos actos de coraje, sin llamarlo necesariamente patriotismo, pero el movimiento de derechos civiles fue fundamentalmente un acto de patriotismo. Los soldados de infantería del movimiento por los derechos civiles no intentaban derrocar al gobierno ni derrocar la democracia. Creían que nuestro país podía y debería hacerlo mejor, y que la forma de llegar allí era a través de recursos legales y los controles y balances redactados en nuestra Constitución.

Al igual que con el movimiento de derechos civiles y muchas otras veces en la historia de nuestras naciones, una vez más nos encontramos, como nación, en un precipicio. El presidente de los Estados Unidos utilizó todo el poder de su cargo para solicitar la intervención de un gobierno extranjero para asegurar la suciedad contra su rival político, mientras que millones de dólares en ayuda exterior colgaban de la balanza. Esto es evidente en el memorando de la Casa Blanca sobre la llamada y por la propia admisión del presidente.

Estas acciones corruptas y peligrosas ponen en peligro a nuestra seguridad nacional y la piedra angular de nuestra democracia al comprometer la integridad de nuestras elecciones.

Nuestra seguridad nacional y la de nuestros aliados en todo el mundo son frágiles e interconectadas. Las acciones del presidente envían un mensaje claro a nuestros enemigos de que está dispuesto a comprometer nuestro interés nacional y el de nuestros aliados por su propio interés político y personal. Esto debería alarmar a todos los estadounidenses.

Sin embargo, creo en este país y creo en la capacidad de nuestro sistema para enderezarse. Lo hemos hecho antes y lo haremos de nuevo. El patriotismo no está mirando nuestro pasado a través de lentes rosados y una historia revisionista; está teniendo el coraje de examinar más de cerca aquellas áreas que están rotas, y está creyendo en el poder del sistema para arreglarlas. No sabemos a dónde conducirá esta investigación o si la redacción de artículos de impugnación en la Cámara será el próximo curso de acción apropiado.

Lo que sí sé es esto: el presidente de los Estados Unidos ha puesto en peligro nuestra seguridad nacional y la fuerza de nuestra democracia. Por admisión propia, ha traicionado su juramento al pueblo americano

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

TALENTO MUSICAL COLOMBIANO

Cepeda, Fonseca, Juanes, Juancho Valencia , reconocidos con premios Latin Grammy.

$titulo

“LA OFICINA” DE GUARNE

Banda delincuencial dedicada al tráfico y expendio de drogas. 38 de sus miembros fueron capturados.