<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 07 de junio de 2019

¿Qué tan preparados estamos?

Por Pedro León Martínez Gómez

Universidad Nacional Sede Medellín
Facultad Ingeniería Civil, semestre 5
plmartinezg@unal.edu.co

La cuenca hidrográfica del Valle de Aburrá está definida como el área drenada por el río Medellín, como eje central y sus afluentes: un sistema de quebradas que desembocan desde los rumbos oriente y occidente. Esta cuenca tiene topografía irregular, con altas pendientes longitudinales y transversales; altitudes que oscilan entre 1.300 y 2.800 msnm, generando una capacidad de evacuar grandes cantidades de agua y sedimentos en poco tiempo, durante una precipitación.

Incluso el área sobre el mismo río en su nacimiento, en el alto de San Miguel, es extremadamente torrencial, por tal razón existe un enorme riesgo de que ocurran desastres en estos afluentes, con amenazas para la vida de gran cantidad de personas.

El problema radica en dos aspectos: el primero está ligado directamente al cambio climático. Según proyecciones, las precipitaciones aumentarán principalmente en la región central del departamento, en particular sobre las subregiones del Valle de Aburrá, Occidente y Suroccidente.

El segundo está relacionado con el ciclo hidrológico natural del valle. Cuando ocurre la precipitación, no todas las aguas que recoge la cuenca van al río. Una parte será absorbida por la vegetación y otra será infiltrada en el suelo, de esta manera, la naturaleza se encarga de recolectar el exceso de agua que llega hasta el río, pero esto cambiará debido al creciente fenómeno de urbanización, ya que cada vez es mayor el área de impermeabilización, lo cual implica excesivas cantidades de agua transportadas hacia el eje central del valle. Así que el aumento de precipitaciones, sumado al incesante crecimiento urbano, resulta ser una mezcla peligrosa, pues no sabemos que en algún momento futuro las lluvias torrenciales lleguen a sobrepasar la capacidad de cauce del río.

Es propicio considerar, por ejemplo, la magnitud de una catástrofe dado el caso de que el desbordamiento instantáneo del canal inunde el soterrado de Parques de Río. Cabe preguntarse: ¿alcanzarían a evacuar quienes se encuentren allí en el momento de una eventualidad?

Es tarea de la institucionalidad y la sociedad, en su conjunto, tomar medidas eficientes de prevención, en torno a la incidencia del cambio climático.

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

SELECCIÓN COLOMBIA

Seguro, ordenado y calculador, el equipo de Carlos Queiroz empezó la Copa América con pie derecho.

$titulo

CLAUDIA PALACIOS

La periodista publicó una columna sobre migrantes con apuntes calificados de xenófobos. Le llovieron críticas.