<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Juan José García Posada
Columnista

Juan José García Posada

Publicado el 03 de mayo de 2021

Si al menos leyeran Si, el poema de Kipling

En días como estos, de insensatez, arrogancia, intransigencia, incapacidad de ceder siquiera un grado entre los feroces contendores, de días y noches de incertidumbre y desconcierto, cómo dudar del alivio que podría infundir en los ánimos encendidos la lectura del poema sapiente de Rudyard Kipling, que invita a los seres humanos, no sólo al hijo del inmenso escritor, a sostener la ecuanimidad, enfriar la cabeza para no perderla, y afrontar con entereza todas las adversidades.

Si, el mensaje del leidísimo clásico británico, es un canto a la paz y la comprensión. Ha tenido traducciones a todos los idiomas. Era pieza esencial de la formación de buenos ciudadanos en los programas educativos que se respetaran hasta hace medio siglo. Se integraba a una educación basada en valores y conceptos morales y éticos, en la tolerancia que hacía posible la convivencia. Aunque en muy poco sirvió para mejorar la condición humana, que sigue siendo tan reacia a la vida en armonía, tan conflictiva y tan destructora, fue constancia de la altura de propósitos que enaltecía a los responsables de criar, instruir, educar y formar generaciones de individuos buenos e inteligentes.

Han perdido el tiempo los viejos maestros que enseñaban gracias a Séneca el estoicismo de la sabiduría, la justicia, el coraje y la templanza. En este país parece que esas cuatro cualidades se han envuelto en la bruma del tiempo. No las hay, no las acreditan ni las exhiben, de lado y lado, los que intervienen no en discusiones civilizadas sino en reyertas primitivas. La insensatez domina los espíritus y comportamientos. No es necesario repetir ejemplos vergonzosos, que aparecen en primer plano en la lista de noticias de pandemia endiablada, de paros y protestas y que no alcanza a columbrar el mañana de una sociedad incapaz de hacer la paz y vivir en libertad y orden.

Sin hablar de la cadena de paros y protestas, pregunto: ¿Cómo es concebible que las autoridades ni atienden ni responden cuando desde Medellín y Antioquia los gremios médicos reclaman que se apruebe una cuarentena de siquiera dos semanas que atenúe la propagación y el agravamiento del virus chino innombrable, a ver si se alivia el estado angustioso, desesperante, de clínicas y hospitales y se reducen los riesgos y las evidencias de muerte de muchos seres humanos? ¿En qué cerebro cabe desconocer que las aglomeraciones cocinan el caldo de cultivo para que se agudice el contagio?

Todos como que están cegados por la insensatez, la miopía moral e intelectual y la arrogancia desafiante. Si al menos leyeran el poema de Kipling, cuyos versos primero y último son concluyentes: “Si no pierdes la cabeza cuando todos junto a ti...” y que termina: “Hombre serás, hijo mío”

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

ENKA Y DOW
Las dos empresas producirán una nueva resina reciclada (PCR) que mejorará el uso del plástico.

$titulo

ANTHONY EL PITUFO DE ÁVILA
Fue capturado en Nápoles, Italia, por presunto tráfico de drogas, según orden de captura de 2004.