<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 23 de abril de 2019

Sobre Rappi y unicornios

Por David González Escobar

Universidad Eafit, Ingeniería Matemática y Economía, 5° semestre.
davidgonzalezescobar@gmail.com

En Colombia, en medio del trópico, también existen unicornios: en 2018 Rappi se unió al exclusivo club de start-ups tecnológicos que logran una valoración superior a los 1.000 millones de dólares.

Y no hay que creer en unicornios para sentir la intromisión de Rappi en nuestras vidas. Sea por su publicidad agresiva en redes sociales, por haber encontrado por donde pedir aguardiente a las dos de la mañana o por ver la invasión naranja de rappitenderos en supermercados, restaurantes, fiestas de Halloween y espacios públicos; resulta imposible ser ajeno a la expansión de Rappi en los últimos años.

Bajo una cultura que prioriza el crecimiento sobre todas las cosas, Rappi ha ido expandiendo sus servicios desde la idea de ser “una tienda de barrio a domicilio” a ofrecer domicilios de prácticamente lo que sea.

No parecen querer quedarse ahí. Sus recientes incursiones al sector de salud con una alianza con Sanofi y al sector financiero con Rappi Pay muestran las ganas que tiene Rappi de aprovechar la gran cantidad de datos que poseen y la integración de distintos sectores de la economía que ha permitido la era digital para buscar controlar una proporción aún mayor del mercado, al estilo de aplicaciones chinas como WeChat o Alibaba.

Lo que sin duda es real de los unicornios son las polémicas que traen. Aunque Rappi –muy al tanto del discurso de la economía colaborativa de Uber y Airbnb– describe a sus rappitenderos como “emprendedores independientes” y no como empleados de su compañía, se empieza a enfrentar a críticas sobre su impacto en el mercado laboral del país, en discusiones que apenas comienzan y que eventualmente podrán tener repercusiones en su modelo de negocio. Los problemas anteriores no tienen fácil solución, sin embargo, no deberían ser un impedimento para que en Colombia creamos en unicornios y apoyemos el crecimiento de Rappi, una empresa que tiene el potencial de contribuir a transformar la dinámica de la economía del país. La disrupción de Rappi nos debería hacer cuestionarnos más a fondo sobre las inflexibilidades de nuestro mercado laboral. Si Rappi es el problema, ¿por qué la informalidad lleva tantos años en niveles cercanos al 50 %? Y más importante, ¿por qué hay tanta gente dispuesta a trabajar con Rappi? .

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

ABIY AHMED ALI

El líder africano, 43 años, primer ministro de Etiopía, galardonado con el Premio Nobel de Paz 2019.

$titulo

DIOSDADO CABELLO

Cada vez alcanza mayores niveles de ordinariez y chabacanería en sus insultos al presidente Duque.