Jorge Giraldo Ramírez
Columnista

Jorge Giraldo Ramírez

Publicado el 07 de enero de 2019

Tiempo de solidaridad

El análisis sobre lo que viene para el mundo, occidente y la región es muy sombrío. No se trata solo de todo aquello que puede explicarse por la condición de la época: acelerada, incierta, volátil. Se trata de la coyuntura: del triunfo geopolítico de Rusia, que acaba de retratar Timothy Snyder; del proceso de autodestrucción llevado a cabo por Trump en Estados Unidos; de la fase azarosa en la que entran los otros dos gigantes de América, Brasil y México; de la fragilidad de los gobiernos de Argentina y Colombia, los otros dos jugadores regionales importantes; de las altas probabilidades de una recesión económica en occidente; de la multiplicación de los factores que fomentan el arcaísmo cultural y el populismo.

Algunos de quienes sienten las señales del tiempo llaman la atención sobre los rasgos positivos que conviven con los anuncios de tormenta o reclaman miradas de ciclos largos para mostrar que vamos bien; otros hacen invocaciones bien intencionadas y terapéuticas al optimismo o la esperanza. Todos ellos son discursos de consolación que encierran el gran peligro de ser inmovilizadores, pasivos; discursos que confían en fuerzas externas ajenas a la acción que uno mismo —como persona, familia, corporación— tiene que llevar a cabo.

Si de valores o virtudes se trata, creo que es hora de invocar la solidaridad. Algo se ha dicho al respecto: que es el objetivo pendiente de la ilustración o que era la tarea del siglo XXI histórico que empezó por allá en 1990. Tomo el valor de la solidaridad a partir de un verso de una canción de Bruce Springsteen al que quiero darle un sentido categorial: “We Take Care of Our Own”. La traducción sobria y correcta en español (cuidamos de nosotros mismos) no le hace honor al énfasis y la reiteración que la frase tiene en inglés. Una traducción literal y fea es necesaria desde un punto de vista filosófico: nosotros tenemos cuidado o nos hacemos cargo de lo que es nuestro.

Ahora, ese nosotros es un plural desnudo; no se trata del uso mayestático del plural que aparenta modestia y esconde el peor individualismo, el que solapa al individuo detrás de la comunidad. La frase llama a un nosotros concreto como propiedad, que no es el mundo, ni siquiera el país. Es el nosotros que está a la mano (la familia, los amigos, el equipo de trabajo, el barrio, el pueblo). Y, además, la frase llama a la responsabilidad: “We Take”, nosotros tomamos en el sentido de asumir, hacer, aportar, hacerse presente. Ante la adversidad, tenemos que cuidar lo nuestro, empezando por el nosotros a la mano.

María Teresa Uribe: después de casi una década de retiro y de oportunos y merecidos reconocimientos, murió María Teresa Uribe en el despunte del año. Queda su obra y, sobre todo, su magisterio.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    CELSIA

    En el 2018 consolidó sus operaciones y tuvo variaciones positivas en la mayoría de sus indicadores financieros.

    $titulo

    BANDAS EN LOS PUEBLOS

    Grupos ilegales que actúan en Medellín están delinquiendo también en diversos municipios de Antioquia.