<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Ramiro Velásquez Gómez
Columnista

Ramiro Velásquez Gómez

Publicado el 28 de diciembre de 2018

Toca a los trancazos

Aparte de que la Constitución Política dice que todas las personas tienen derecho a gozar de un ambiente sano (que no se cumple ni en Medellín), también manda al Estado a planificar el manejo y aprovechamiento de los recursos naturales y a garantizar su desarrollo sostenible y conservación y restauración.

El mandato es claro, el incumplimiento también.

Ahora toca a punta de demandas ante los tribunales, tratar de que se cumpla una tarea que debería ser prioridad. Pero ni así.

El ministro del Medio Ambiente, Ricardo Lozano, dijo hace poco que la deforestación aumentó este año, gran parte de ella en la Amazonia.

Y en abril pasado la Corte Suprema concedió una tutela a 25 niños y jóvenes que consideran que la deforestación de esa región afecta su salud. Ordenó elaborar un plan para protegerla.

Y tal parece que se les borró el archivo o no ha servido para nada.

Dos años antes, la misma Corte reconoció al río Atrato como sujeto de derechos y el gobierno de entonces designó al ministro del Medio Ambiente como su representante legal.

Que digan las comunidades del Chocó si ha servido.

Para nadie es un secreto que sin polinizadores la pasaríamos mal. Y no es que estén a punta de extinguirse, pero sí se han reducido.

Tuvo que actuar un juez de Cartagena que ordenó al gobierno nacional crear una política para protegerlos.

Se sabe ya que ni las tutelas se cumplen y se van convirtiendo en paisaje por lo que sucede en el sector de la salud, pero asusta cómo hay que recordarles a los gobernantes que cumplan sus obligaciones.

Es extraño. Se afanan por rebajarles impuestos a las empresas, en protegerlas, pero se ignora el cuidado de nuestros recursos cuando todos dependemos de ellos.

Al final de cuentas se relega el bien común.

Seguro vendrán más tutelas y demandas por parte de una ciudadanía que se siente maltratada. Y es de esperar que sea así, porque el gobernante anda en otro paseo.

En Medellín ya se insinuó con la mala calidad del aire local (que se mantiene, aunque la voz oficial diga que no).

Hoy el derecho a un ambiente sano es más importante que nunca, aunque sea difícil metérselo en la cabeza a nuestros políticos.

A punta de jueces.

Maullido: deseo a todos los lectores un buen 2019, ojalá en paz en un país donde tantos extrañan la violencia.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

PLAZOLETA DE LAS ARTES
El Teatro Pablo Tobón Uribe estrena este espacio, al aire libre, para completar su agenda cultural.

$titulo

DIEGO ARMANDO MARADONA
Empleó frases muy fuertes y desobligantes para criticar el desempeño de Argentina ante Colombia.